Liderazgo, una cata de Vino y una banda de Rock

rock_concert_184546

“El problema nunca es cómo incorporar pensamientos nuevos e innovadores en la cabeza, sino cómo sacar los viejos”.

Dee Hook

¿Alguna vez hemos estado en un concierto de rock o pop en directo? ¿Nos acordamos de lo que era esta experiencia musical? ¿O lo que es?

Una de las cosas que me gusta hacer es asistir a los conciertos de rock, pop cuando alguno de los grupos o cantantes está en la ciudad. No sólo es porque hacemos una pausa de trabajo sino también de todas las cosas que hacemos en nuestro día a día, para conseguir la emoción de ver a los artistas que admiramos tocando delante de nosotros. Por lo general, las entradas se agotan de forma rápida si el artista o grupo intérprete es popular, bueno o un clásico. Nuestras expectativas comienzan a construirse el momento que confirmamos la compra de la entrada. Según el tipo de grupo puede que el tiempo que necesitamos para llegar al concierto sea de adelantarnos a la hora. Como asistentes al concierto de rock sabemos, que nos tocará hacer unas horas de espera si queremos estar en los lugares más cercanos al escenario. Cuando la puerta se abre por fin, la gente nos apresuramos y en cuestión de segundos todos estamos ocupando los mejores lugares. Dependiendo del grupo y su importancia, antes de empezar con el concierto, podríamos tener un “acto de apertura” realizada por uno o varios grupos teloneros. Esta banda suele ser local y nueva, nos cantará algunas canciones mientras que el grupo principal se prepara para entrar en el escenario.

Cuando el grupo principal sale, todos gritamos y gritamos sin control; Cuando se inicia la música, todo el mundo empieza a cantar en un único sonido; Cuando el cantante habla entre canciones, no importa lo que diga, si es algo tonto o trivial, el discurso es, todos le escuchamos; Cuando el cantante nos pide que saltemos, saltamos todos; Cuando es hora de ir terminando el concierto, la gente grita “Una más, un más”; Cuando parece que el concierto está ya terminando, todos tenemos la sensación que se desemboca a una sensación de “¿por qué se termina tan pronto?

Parece a primera vista hay poco en común entre las habilidades de liderazgo y los artistas de rock en los conciertos. Después de todo, se trata de una habilidad crucial en el mundo de los negocios y la otra depende del carisma de uno o dos miembros de una banda de rock. Sin embargo, ambos tienen el efecto final en motivar a nuestro público objetivo. ¿Cómo podemos tomar las lecciones de un artista de rock y aplicarlas en nuestro estilo de liderazgo todos los días? ¿Podemos entusiasmar a la gente en el trabajo? ¿Cuáles son los secretos del éxito de los artistas de rock? ¿Cómo vamos a crear el impulso? En otras palabras, ¿cómo podemos hacer que todos los miembros del equipo sean fans? ¿Cómo maximizar la motivación y la anticipación del equipo? Yo no intento responder a todas estas preguntas, pero puedo dibujar los paralelos que veo:

La Anticipación – Artistas acumulan impulso antes del concierto real; Nosotros como líderes podemos acumular impulso, haciendo hincapié en la importancia del proyecto o en la iniciativa de la empresa.

El precio – Nosotros sabemos que no importa lo caro que pueda ser la entrada, dado que queremos ver a nuestro grupo/artista favorito, cuando vienen a la ciudad; Nosotros como líderes, necesitamos pensar en una manera para motivar a nuestros compañeros de trabajo para hacer mejor nuestro trabajo dándolo todo. ¿Cómo podemos hacer la gente trabaje con nosotros, incluso sin un sobre sueldo extra de horas?

Los Tangibles – Artistas influyen en las personas a través de su música; Nosotros los líderes influimos en las personas a través de nuestras habilidades de gestión

La presencia en el escenario – el momento que un artista sale, todo el mundo pone una sonrisa en la cara, porque todos esperamos que valga la pena; Nosotros podemos dar una buena presencia en el escenario, dando a nuestra audiencia una razón de anticipación. Podríamos usar el decir una buena noticia, el lanzamiento de un nuevo producto, o simplemente contar una historia personal que mueva a la gente.

El Show – Durante los conciertos, los artistas van creando vínculos con la audiencia haciendo gritos y así agitan al público a gritar en un único sonido. Todo el mundo se olvide de sus diferencias y disfrutamos del momento juntos; Nosotros como líderes motivamos a los miembros del proyecto para estar “en sincronía” entre todos nosotros para ofrecer una gran pieza de trabajo, incluso cuando nos pueden aparecer diferencias entre todos los miembros del grupo. Al fin y al cabo todos somos diferentes.

En relación con sus audiencias – La gente admira artistas porque son carismáticos y pueden relacionarse a nivel personal con sus letras; Nosotros, como líderes podemos hacer lo mismo en ser auténticos, en ser carismático, y el uso de historias personales para relacionarnos con todos los demás como motivación.

El Crecimiento – Los Artistas se crecen con el público: puede ser que no sean tan buenos en los primeros compases, en las primeras canciones como grupo pero lo mejor y mejor cuando cada vez hacen y crean nuevas melodías y canciones; Nosotros como líderes también, crecemos con el tiempo. El Liderazgo no es un destino es un viaje continuado. Cuando nosotros llegamos a conocer mejor a nuestra gente, ajustamos más nuestras habilidades de liderazgo y motivamos a la gente de manera más efectiva. El liderazgo no se nace, se aprende, es aprendizaje continuado, interrelacionándonos con todos los demás en el día a día.

Es como en momento de algidez, es como saborear un buen vino, cuando escuchamos una música que nos entra poco a poco y crea un momento álgido de sensación de euforia, de bienestar.

Copa de vino

“Hay dos decisiones importantes en la vida: aceptar las condiciones actuales o aceptar la responsabilidad de cambiarlas”. Denis Waitley

Como un entusiasta del vino, he podido llegar a degustar algunos vinos muy deliciosos – Desde la región de Napa Valley en California, a la región de Friuli Venezia Giulia bodega montañosa en el norte-este Italia, la famosa región vinícola Valle del Ródano en el sur de Francia, a los vinos poco conocidos pero de calidad excepcional de Croacia y Eslovenia en Europa Central, pasando por la Zona nacional de la Rioja, Penedés, Priorat, Ribera del Duero, Gallegos y muchos más, recuerdo incluso uno de Sud África. Cada vez que un grupo de amigos, familiares nos reunimos para celebración especial o comida especial, siempre sale algún amigo, familiar que nos habla de la esencia y los métodos de la cata de vinos. Los denominamos los 4 pasos básicos de la cata de vinos – Mirar, oler, saborear y tragar.

Mirar – Después de que el vino se vierte en el vidrio, se observa el color del vino: ¿es turbio o es claro? ¿De qué color es lo que muestra? Si se trata de un vino espumoso o champán, ¿cuál es la intensidad de las burbujas? ¿Van las burbujas de forma rápida o lenta? ¿De qué tamaño son las burbujas?

Olemos – A continuación, ponemos nuestra nariz encima del vidrio y empezamos a oler el vino. Utilizamos nuestra nariz para oler el cristal – ¿qué olemos? Si tratamos de un vino tinto, siempre agitamos el vidrio por lo que el vino tinto puede estar en contacto con el aire para liberar su aroma. El vino tinto ha estado dentro de la botella y es el momento para que pueda ser puesto en libertad para que pueda “respirar”. ¿Cómo es su perfume? ¿Huele a cualquier fruta? Para el vino blanco, ¿huele a mineral? ¿Huele a cítrico? ¿Tiene un olor fuerte o el olor es muy sutil?

Sabor – Ahora tomamos un sorbo de vino y hacemos que se nos quede en la boca durante unos segundos. No lo traguemos. Lo llamamos “el paladar” – Si se trata de un vino tinto, lo fuerte que es el tanino (el sabor amargo de la piel de la uva) ¿Es de cuerpo completo o ligero de cuerpo? (pensar como si fuera leche condensada vs leche descremada) ¿hay otros gustos mientras liberamos el vino en la boca?

Tragamos – Por último, tragamos lentamente el vino – Lo llamamos “la degustación”. Prestamos mucha atención a nuestro esófago, ¿el vino “nos quema” la garganta? ¿O nos da una sensación de calma? ¿Permanece el sabor del vino en la garganta por mucho tiempo? ¿O es que el sabor desaparece muy rápidamente?

El Liderazgo, en cierto sentido, tiene muchas cosas en común con la cata de vinos también. El primer paso para nosotros es observar nuestro equipo – que seamos capaces, que seamos innovadores, que estemos tranquilos, que seamos líderes eficaces, que seamos buenos, etc. Nosotros tenemos en nuestra una idea aproximada de las conductas generales de cada persona y sus cualidades. El siguiente paso es entender nuestro equipo de trabajo y veamos cómo podemos encajar en el panorama general de nuestra organización, equipo, grupo de trabajo. Pasemos más tiempo hablando con todos, o usemos la observación de los estilos de trabajo. Después de esto, nos ponemos en la situación de cada una de las personas de nuestro equipo o nuestro proyecto, y ver cómo funcionan. En esta etapa, puede que tengamos que mezclar o modificar las tareas del equipo, según las prioridades, a nuestro proyecto podemos maximizar el potencial de todo el grupo. Por último, nos evaluamos con el resultado de nuestra iniciativa o proyecto, y mejoramos para nuestro próximo proyecto para encontrar el resultado óptimo.

Aunque el liderazgo y degustación de vino parecen ser dos disciplina completamente diferente, la conclusión es que la gestión del liderazgo y de cata de vinos en realidad tienen muchos paralelos – tenemos que tomar el tiempo para sentir el vino y las personas. También tiene experiencia y paciencia para entender el vino y la gente. Cuanto más nos ponemos en contacto con el vino y el equipo, más experiencia conseguimos, más rápido y más fácil será para que nosotros podemos ser un catador de vinos buenos o un buen líder.

Al igual que al cantante de rock necesita ir cantando e ir tomando contacto con su alrededor la cata de vino necesita también ir tomando poco experiencia, y así nosotros aprendemos, degustamos, saboreamos y disfrutamos más con todo lo que hacemos, desde escuchar, sentir, trabajar, degustar etc.

Gracias por leerme, por disfrutar, y sobre todo que te haya ayudado.

Seguiré escribiendo, y aportando.

Ricard Lloria by @Rlloria

Photo Credit: http://all-free-download.com/free-photos/

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.

6 pensamientos en “Liderazgo, una cata de Vino y una banda de Rock”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s