Archivo de la categoría: Liderazgo

Liderazgo Constructivo y funcional. Construcción de Grandes Equipos

Drew Patrick

 “En lo que hace a la necesidad de cambiar,

cada vez es más tarde, más temprano”.

Alberto Levy

A lo largo de mi trayectoria profesional y personal, he encontrado con muchos tipos de arquitecturas de empresa, me he topado con muchos tipos de jerarquías, de galones, de estrellas militares, por eso hoy me gustaría explicar lo que aprendí en cada una de ellas y cuál fue el resultado para llegar a ser la persona que soy hoy en día.

Cuando se trata de liderazgo, creo en algo como que lo podríamos describir mejor como un liderazgo constructivo y  funcional. Hace unos días atrás os daba 14 Consejos simples y directos sobre el liderazgo. Si los líderes típicos son vistos como mascarones o individuos que han escalado con éxito la escalera de las empresas, compañías, la  corporativa sobre las espaldas de los demás, entonces este tipo de líderes podríamos decir que son todo lo contrario, es decir, líderes destructivos, autoritarios y con el poder de la palabra y orden, como si fueran líderes militares. Los Líderes constructivos son los que entendemos que no sólo tratan de subir una escalera, sino que hacen subir a todos conjuntamente, pero para ello construyen desde abajo y se muchas veces crecen desde abajo, por lo que los podemos detectar como personas que hacen crecer a cada miembro del equipo, mirando por el bien de todos, es decir empiezan a excavar la organización desde abajo, como si levantáramos un edificio hacía arriba, pero alrededor de la propia excavación también construyen puntos de apoyo hasta que se convierten en un miembro integral de la construcción que apoya el resto de la organización. Entendemos que la excavación es más difícil que la escalada, y que la mayor responsabilidad que asumimos es el liderazgo, más peso pueden soportar todos los que soportamos de forma conjunta.

Una trampa potencial que pudiera presentarse con este tipo de vista sobre el liderazgo es que nosotros comenzamos a vernos a sí mismos como el pegamento que mantiene todo el conjunto. Nosotros podemos pensar que sin nosotros, toda la estructura se podría derrumbar. Eso puede ser cierto, pero un líder funcional sabe que esto es un problema. Nuestros objetivos como líderes no deben estar dentro de los sistemas, las relaciones y los equipos que fallan sin diseñar. Nuestro objetivo debe ser trabajar nosotros mismos fuera del trabajo (Cuando comento fuera del trabajo, puede ser desde tomar el café con los integrantes del equipo, salir a comer con ellos, desayunar, en los tiempo libres o paradas de descanso,reirnos con ellos y junto a ellos etc.). Para crear este tipo de sistemas fuertes y culturas debemos entender que la organización continuará prosperando mucho más allá de nuestro interés o la tenencia de ninguna otra persona. Es decir, al crear desde los cimientos, la estructura seguirá creciendo , aguantando, será sólida y por lo tanto, si partimos de la base que ya un trabajo no es para toda la vida, debemos dar o dejar una huella para que los siguientes la mejoren, o la continúen, para que de este modo todo siga igual.

Pero esperemos un minuto. ¿Pensamos que el objetivo era cavar y convertirnos en una parte integral de la función? ¿No deberíamos estar llevando el peso de nuestros empleados, compañeros de trabajo y clientes? ¿No queremos llegar a ser elementos permanentes de la organización?

Seguir leyendo Liderazgo Constructivo y funcional. Construcción de Grandes Equipos

Diez frases que todo líder debería utilizar

San Francisco Bridge Viewer -

“Deja de buscar la felicidad en el mismo lugar donde la has perdido”.
Omar Hein

El otro día quedé con Eva Collado Durán, mientras hacíamos el café me preguntó:

Ricard, para ti: ¿Qué es la Marca personal?

“Buena pregunta Eva, y más viniendo de ti, realmente para mí, la marca personal es ser uno mismo dentro y fuera de las redes sociales. Marcarte una dirección con un rumbo que te lleve al infinito y más allá. Colaborar, cooperar, construir, ayudar, hacer crecer a todo el mundo que tienes a tu alrededor fuera y dentro de la red. La marca personal, es un esfuerzo de aprendizaje constante, de difundir, de dar nuestra humilde opinión, y ver que cada vez necesitas más y más aprender. Transmitir esa energía y sentimiento, valorar a todo el mundo, aprender de los errores para fortalecerte. Y agradecer mucho, personalmente uno por uno, estilo japonés.”

Cuando llegué a casa, me vino la pregunta, como si me retumbara la cabeza, le había respondido con contundencia, sin dilatación, sin pensar, todo cómo un acto reflejo, es decir por intuición, y así que creo que muchas veces, cuando me encontrado en el trabajo, la forma de actuar o liderar ha sido por intuición o por convencimiento de que la forma en que te haces, en tu forma de ser, te hace ser quien eres realmente, tu mismo.

Si hay algo que he aprendido, y creo que desde que era muy jovencito era a decir lo siguiente:

1. “Cometí un error.” Lo siento.
2. “Me equivoqué.”
3. “Lo siento.”
4. “No estoy seguro.”
5. “No lo sé.”
6. “¿Me ayudarías?”
7. “¿Podrías ayudarme a entender? No estoy seguro de lo consigo”.
8. “¿Qué piensas?”
9. “¿Qué sugieres?”
10. “¿Qué harías?”

A nadie le gusta mostrar su ignorancia, o admitir que estamos equivocados. Cuando llegamos a ser un líder, podríamos sentir aún menos probabilidades de mostrar nuestra vulnerabilidad. Después de todo, ¿no se supone que vamos a tener las respuestas cuando somos el jefe, los responsables? ¿No tenemos el trabajo debido a nuestra experiencia?

Somos como los nuevos líderes del desafío.

Seguir leyendo Diez frases que todo líder debería utilizar

¿Dónde está tu impaciencia? Bienvenidos a una zona sin estrés.

Atención_ahora_te_encuentras_en_una_zona_fuera_de_estr és_

“Abre tus ojos, mira dentro.
¿Estás satisfecho con la vida que estás viviendo?”.
Bob Marley

¿Dónde está tu impaciencia? Bienvenidos a una zona sin estrés.

Últimamente veo a mi alrededor que la gente pierde la paciencia de forma muy rápida, entiendo que todos vamos cómo “locos” algunas veces, que en los centros de trabajo te piden las cosas para ayer, algo que realmente me llama y siempre me ha llamado mucho la atención, el que las cosas se quieran para ayer, cuando normalmente nos consideran a nosotros económicamente hablando y trabajando como el “país del mañana” (Tomorrow country), y si digo esta afirmación es porque recuerdo hace años atrás, en la universidad mientras estudiaba economía en mercados macro económicos, se decía ya en aquel entonces que siempre teníamos la expresión en la boca de “Mañana te lo mando, mañana te lo digo, mañana te lo podré confirmar” y así un sinfín de mañanas, creo y a la fuerza que seguramente a lo mejor tendrían cierta lógica que nos denominaran así, lo que os quiero preguntar es ¿Por qué decimos mañana cuando queremos decir que lo queremos para ayer?

Llevando de nuevo las ideas a su epicentro, volviendo a temas de reflexión, girando otra vez el entorno del blog, para ir aportando un 1% más a la sociedad.

Cada día me desplazo en moto por la ciudad, me es más cómodo, rápido y económico. Conozco muy bien los peligros de conducir la moto, llevo más de 24 años encima de ella y he visto de todo con mis ojos, el otro día en otra red social (Facebook) un buen amigo mío ponía un comentario que decía “ Hoy estaba parado en un semáforo, por las prisas de un conductor, ha acelerado antes de que el semáforo se pusiera en verde y ha embestido a una moto que pasaba en el último momento su semáforo, la cual cosa ha provocado un accidente, esto me ha hecho reflexionar que por menos de 3 segundos, si esa persona hubiera esperado, no hubiera pasado lo que he visto hoy, todo por culpa de la falta de paciencia, las prisas”. La verdad es que con lo que llevo de año transcurrido cada semana veo uno, desgraciadamente.
Hoy es ir en moto, mañana es en el trabajo, pero todo tiene un denominado factor común que es la impaciencia de la gente, todos nos hemos sentido alguna vez impacientes por alguna cosa, noticia, estrés de trabajo etc.

Hoy os propongo un ejercicio en forma de prueba para que lo hagamos conjuntamente.

¿Por qué no anotamos las cosas que nos han hecho estar de forma impaciente durante las últimas semanas?. ¿Qué contiene nuestra lista? Podríamos incluir:

1. Esperando en una cola de pago.
2. Esperando en el tráfico
3. Quedarse atrapado detrás de un conductor lento
4. Quedarse atascado en un proyecto que no se ajusta a nuestros objetivos de la carrera
5. La lista se puede ir alargando…

¿Cuáles has incluido en tu lista? ¿Alguna de ella te suena familiar?

Seguir leyendo ¿Dónde está tu impaciencia? Bienvenidos a una zona sin estrés.

6 ideas sobre la creación de organizaciones que valoran Ideas.

B0005917  Rowena Dugdale.

 

No entiendo por qué las personas se asustan de las nuevas ideas. A mi asustan las viejas.John Cage

Esta idea me golpeó en la cabeza mientras estaba viendo un documental sobre Charles Darwin, quien tenía, y desarrolló, una de las mayores ideas del mundo, que, incluso ahora, crea muchos diálogos y conversaciones animadas, cada vez que se habla de él. Supongo que en ese contexto (y en aquellos tiempos) había mucho miedo. Después de todo, la gran idea de Darwin fue una que desafió a la gente a replantearse toda su existencia, la evolución de los seres vivos incluyendo al ser humano.  No obstante, era importante para el crecimiento y el entendimiento del ser humano para entender, porque sin la exploración de la creación  de nuevas ideas, yo sospecho que simplemente todo se hubiera fundido a un color  negro con el tiempoo morir de aburrimiento. Es decir, el hecho de pensar en nuevos colores, nuevos conceptos, le llevó a uno de los mayores descubrimientos del ser humano y de la historia.

Todo esto me llevó de nuevo a a releer un antiguo artículo que compartí para aumentar las ideas, la creatividad etc,

Creo que esto también es cierto, que podríamos ya, extrapolar lo de llevar las ideas dentro de las organizaciones empresariales. Ahora, más que nunca, las empresas se ven obligadas a repensar su producto y cómo se entregan al mercado. Un número de compañías de larga trayectoria han caído, se han visto superadas, dado que no pueden hacer lo que hacían antes, ahora, ya sea en su área de negocios, su market place, o simplemente no han sabido realizar el cambio y adaptarse de forma rápida a la exigencia de un mercado que, ya sea en su totalidad o en parte, han encontrado a sí mismos que son superados por la tecnología, por la demanda del consumidor, los nuevos hábitos de consumos, dónde cada vez más aparecen aplicaciones en constante evolución, nuevos servicios o nuevos productos, nuevas tecnologías, nuevos procedimientos o incluso un cambio a procedimientos que en su día quedaron como “Obsoletos” y ahora se tiene la creencia que pueden volverse aplicar por el tipo de infraestructuras con las que las empresas se están topando, menos personal, más trabajo etc…

Entonces, la pregunta, (o al menos una de ellas) es decir, ¿cómo construir organizaciones que activen la creación de valor y el desarrollo de la idea? ¿Cómo gestionamos el cambio?

Algunas empresas dicen que tienen procesos en marcha que animan a la gente, a sus trabajadores mismos a ofrecer sus propias ideas. Yo diría que la creación de mecanismos mediante los cuales alimentan las ideas no es suficiente, no importa cuánto más sofisticados sean los procesos. Existe la intranet, pero realmente ¿Funciona?, se habla de la implementación de redes sociales corporativas dónde las personas, sean del departamento que sean puedan aportar valor, ideas, crecimiento, no hace ni falta que sea aplicadas a una corporación sino en una PYME también se puede crear, porqué siempre he creído que entre todos sumamos y que la idea que puede ser a priori más absurda puede ser la clave para ser la diferenciadora dentro de los mercados.

Para involucrar realmente a la gente, hay que enseñarles a compartir y desarrollar nuevas ideas, yo más bien creo que tenemos que crear culturas dónde las ideas serán apoyadas por todos los miembros del equipo. Eso es un poco más complicado. Pero el esfuerzo, dedicación, colaboración, cooperación, difusión es lo que al final tiene su recompensa.

Seguir leyendo 6 ideas sobre la creación de organizaciones que valoran Ideas.

Liderazgo, ¡No pienses que eres especial!

L0018878 Chinese artist, Hong Kong

 

“Los errores son inevitables.
Lo que cuenta es cómo respondemos a ellos”.
Nikki Giovanni

El otro día leía un artículo de Antonia Arévalo en su blog, el cual titulaba “Discúlpame si no te llamo líder.”
Lo que resalto de él es el párrafo dónde hace una serie de preguntas entre lazadas dónde realmente cada persona que se considere líder, responsable, manager, jefe, líder de equipo, debería de hacerse:

Mi pregunta va al cómo, al Ser, una vez realizado todo ese proceso formal, incluso ya durante ese proceso, ¿Cómo hacéis para acompañar? , ¿Cómo hacéis para desarrollar a vuestros equipos, para que se activen sus talentos?, ¿Cómo hacéis para ayudarles a crecer? , ¿Cómo hacéis para ayudarles a triunfar? , ¿Cómo estáis contribuyendo a su realización y evolución como seres humanos que son? , ¿Cómo hacéis para conseguir las metas a través de vuestros equipos?, ¿Cómo les dais el sentido, el para qué?, ¿Sabéis que es lo que podéis hacer por ellos para que sea así? , ¿Escucháis sus necesidades, sus inquietudes, sus miedos, preocupaciones? , ¿Sus dudas respecto a sus capacidades? , ¿Dejáis espacio a lo diferente, lo desconocido, lo nuevo, lo arriesgado?, ¿Dejáis espacio para su autonomía, para sus hojas en blanco?, ¿Dejáis espacio para la innovación y la experimentación?, ¿Cómo estáis liderando para entusiasmarles, para que quieran movilizarse, quieran ir? , ¿Cómo hacéis para que surja su propio liderazgo?

La función del líder es producir más líderes, no seguidores”
(Ralph Nader)

Si no tienes respuesta para alguna de esas preguntas, si ni siquiera te interesa tenerlas, discúlpame si no te llamo líder, discúlpame si te pongo delante un espejo y te digo que quizás estés apegado a la autoridad formal, al poder, al control, al estatus, al prestigio asociado, a tus necesidades individuales.

Todo ello me dio a pensar, reflexionar, mil visiones de experiencias en el día transcurridos a lo largo de mis 24 años de experiencia, si empecé joven, cómo los de antes, o ¿estudias o trabajas? (Casi cómo la típica pregunta de adolescente que te pueden hacer en ciertos ámbitos nocturnos) Respuesta: Trabajo, al cabo de unos meses, quiero seguir estudiando y trabajando, necesito comprarme la moto. Por lo que os puedo asegurar que he visto de todo, desde buenos o malos, de los buenos se aprende y de los malos aún más, para no ser cómo ellos.

Últimamente mientras buscaba una imagen para incluir en este post y pensando en la introducción de este mismo, he encontrado imágenes totalmente diferentes y la percepción que tenemos de ellas.

Acabo de poner la consulta en Google, búsqueda de imágenes asociadas con el liderazgo y muchas son totalmente diferentes, las mías de mi blog son de personas comunes, como todos nosotros.

Lo que me parece interesante es cómo en cada una de las imágenes encontradas para hablar o explicar sobre el líder, en muchas de ellas aparece como una persona más grande, más poderosa que los demás, más importante que el resto del equipo.

Seguir leyendo Liderazgo, ¡No pienses que eres especial!