El Zen en el Trabajo

Zen Mountain

“Cuando haces algo, debe quemarse completamente, como una buena hoguera, sin dejar rastro de ti mismo. ‘

~ Shunryu Suzuki-roshi

Este año, cuando empecé de nuevo con nuevos post, avisé que poco a poco iría sumando un 1%, con cada post, artículo o como lo queráis decir, intentaría hacer de temas diferentes pero que entre ellos fueran poco a poco sumando, realizando el conjunto de cada uno de ellos, leídos por separado o de forma conjunta, un aventura realmente apasionante.

A menudo, me gusta hacer una parada, detenerme, mirar, observar, meditar, buscar. Incluso mientras trabajo, siempre hay una pequeña pausa, que en días donde la carga de trabajo es más fuerte, me gusta en el tiempo de descanso buscar ese momento zen en el trabajo, así de este modo cargo pilas y energía para continuar. Es el momento de ir a la zona fuera del estrés. De esta forma intento no atascarme.

En el trabajo, a menudo nos enfrentamos a situaciones de estrés, tememos a nuevos proyectos, compañeros de trabajo, jefes irritantes y frustrantes, un número abrumador de tareas y mensajes, nos sentimos aburridos en el trabajo no disfrutamos.

Estos problemas tienen una causa simple: estamos aguantando.

El trabajo en sí no es estresante – es sólo la acción que hemos tomado o que necesitamos tomar. Es nuestra reacción al trabajo que hace que el estrés: nos aferremos a un deseo de que las cosas antes eran diferentes.

No es el flujo constante de interrupciones que nos hace sentirnos en un estado frustrante – que son sólo los eventos, acciones que nos suceden a nuestro alrededor, como una hoja que cae o un pájaro volando. Es nuestro aferrarnos, en nuestras mentes, a la tarea que estábamos haciendo antes que fuimos interrumpidos que causa nuestra frustración. Deseamos que no seamos interrumpidos de la tarea, nos molesta cualquier cosa que nos interrumpe, y nuestras mentes siguen todavía en medio de la tarea anterior.

Nuestros compañeros de trabajo, el jefe no son el problema, ya sea: son sólo otros seres humanos que tratan de hacer lo mejor que pueden en este mundo. Es nuestra forma de aferrarnos a la idea de que debemos comportarnos de alguna manera, una cierta manera, de que debemos hacer todo lo posible para encontrarnos felices, que nos causa enojo e irritación.

No es que tengamos un número elevado de tareas y mensajes que nos hace estar estresados – es nuestra reacción a ese número. Es sólo una lista de las cosas,    o una llamada del teléfono, o una bandeja de entrada con una lista larga de mensajes. Esas cosas son inofensivas. Pero cuando nos aferramos a la idea de que podemos hacerlo todo, y que tenemos que lidiar con todo esto a la vez, nos estresamos, porque, obviamente, no podemos. Sólo podemos hacer una cosa, a pesar de nuestras mentes están en todas ellas.

Entonces, ¿cuál es la solución? Intentar dejar ir, dejar fluir, una cosa detrás de la otra.

boss-fight-stock-images-photos-free-asian-japanese-chinese-lamp

Este es el Zen de Trabajo.

Aprender a dejar ir.

Cuando nos soltamos de estas ideas de cómo deberían ser las cosas, cómo otras personas deben comportarse para hacernos felices, cómo se puede hacer todo a la vez… entonces los problemas desaparecen. Simplemente no existen.

Hay otros problemas, por supuesto – nosotros todavía tenemos que realizar el trabajo. Pero la frustración, el estrés, la ira, irritación, sensación de agobio… todos son causados por aferrarnos, y están en nuestras mentes. También nos aferramos a cosas que nos sucedieron con anterioridad – algo que alguien hizo eso que no era agradable para nosotros, una reunión en la que dijimos algo vergonzoso, un error que cometimos en nuestro proyecto – por supuesto esto sólo agrava el dolor, mantiene el dolor reproduciendo en nosotros que estemos en una bucle sin fin.

Dejemos ir, permitamos que los problemas desaparezcan.

Es así de simple, y sin embargo, dejar ir, no siempre es fácil.

Es un proceso de aprendizaje. Primero aprendemos a tener la atención plena, que es la clave de todo el asunto. La atención plena nos permite ver estos procesos en nuestros pensamientos que nos están causando dolor, nos permite profundizar en lo que nos estamos aferrando.

Mindfulness también nos ayuda a regresar hacía ese y este momento, por lo que todas esas cosas dando vueltas en nuestras cabezas pueden desaparecer, vivimos en una situación que está sucediendo realmente, ahora mismo.

Hacemos una tarea sin aferrarnos a otras tareas o acciones realizadas por otras personas. Hacemos una tarea, y luego la dejamos ir, y pasamos a la siguiente tarea.

Esto nos lleva a la práctica, por lo que si comenzamos con una práctica sencilla, como 5 minutos de meditación, y trabajamos desde allí. Una vez que obtengamos resultados buenos en esta simple práctica, nos permitirá avanzar, podremos ampliar la atención para hacer otras tareas. Veremos que poco a poco los problemas que comenzarán a disolverse por nuestra cuenta.

Para terminar, como siempre música, dejo la letra y canción para una pequeña reflexión dentro de nosotros mismos.

Te puedes vender,
cualquier oferta es buena
si quieres poder…
Qué fácil es
abrir tanto la boca para opinar,
y si te piensas echar atrás
tienes muchas huellas que borrar.
Déjame, que yo no tengo la culpa de verte caer,
si yo no tengo la culpa de verte caer.
Pierdes la fe,
cualquier esperanza es vana
y no sé qué creer;
pero olvídame, que nadie te ha llamado
ya estás otra vez.
Déjame, que yo no tengo la culpa de verte caer,
si yo no tengo la culpa de verte caer…
Entre dos tierras estás
y no dejas aire que respirar
entre dos tierras estás
y no dejas aire que respirar
Déjalo ya,
no seas membrillo y permite pasar,
y si no piensas echar atrás
tienes mucho barro que tragar.
Déjame, que yo no tengo la culpa de verte caer,
si yo no tengo la culpa de verte caer…
Entre dos tierras estás
y no dejas aire que respirar,
entre dos tierras estás
y no dejas aire que respirar
Déjame, que yo no tengo la culpa de verte caer,
si yo no tengo la culpa de verte caer…
Entre dos tierras estás
y no dejas aire que respirar,
entre dos tierras estás
y no dejas aire que respirar

(Héroes del Silencio)

Gracias por leerme, por disfrutar, y sobre todo por compartir.

Sigo escribiendo, y aportando.

Ricard Lloria by @Rlloria

Photo Credit:Unplash By Download / Julia Caesar 

Photo Credit: Boss Fight Asian, Japanese, Chinese, Hanging Paper Lamp

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.

4 pensamientos en “El Zen en el Trabajo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s