10 Cosas Julio César podría habernos enseñado acerca de las #empresas, #liderazgo, #marketing (I)

Imagen

10 Cosas Julio César podría habernos enseñado acerca de los negocios, liderazgo, marketing (y los medios de comunicación incluso las redes sociales)

“Solo triunfa en el mundo quien
se levanta y busca a las circunstancias,
creándolas si no las encuentra.”
George B. Shaw

La verdad es que últimamente me he sentido agotado a la hora de escribir, por este motivo como os comenté en mi anterior post tuve que desconectar de las redes sociales durante una semana para volver a coger fuerzas, volver a reinventarme para realizar otro post, esta vez para intentar como siempre hacer algo diferente lo he dividido en dos partes, que las dos sumarían uno sólo.
Algo que siempre destaqué fue por el interés que tengo en la historia, filosofía, etc. Retomando el contacto con los clásicos, acordándome de Yo, Claudio, la novela más conocida del escritor británico Robert Graves en 1934 y uno de los grandes superventas del siglo XX. Más tarde hicieron una miniserie de 1976 producida y emitida por la BBC.

Aquí están algunas lecciones Cayo Julio César podría haber enseñado si viviera hoy. Él tuvo desenlace vital brutal, pero hasta ese momento, el hombre tuvo tanto éxito que su apellido se convirtió en sinónimo de “emperador”. (Punto de nota: los títulos “Zar” y “Kaiser” viene del nombre “César”.)

Este es el primer artículo de esta serie de dos.

1. Seis pulgadas de punto supera los dos pies de la hoja.

Las legiones romanas conquistaron la mayor parte del mundo conocido el uso de jabalinas y con la espada corta estándar llamada Gladius. Contrariamente a lo que nosotros hemos podido haber visto en las películas, el Gladius era un arma punzante, no un arma de corte / o para rebanar. En comparación con largas espadas y hachas de batalla esgrimidas por las hordas bárbaras, el Gladius parecía el arma de un niño: Corta y de daga, no era particularmente buena en el corte. Sin embargo, sus seis pulgadas de punto, podían apuñalar y golpear las contrapartes más largas, más temibles en la batalla. ¿Por qué? Debido a que las legiones romanas fueron entrenadas como expertos para utilizarlas correctamente.
Lo que las legiones romanas sabían (y las hordas bárbaras – los Galos no) es que luchaban con fuerza de forma violenta las largas y pesadas armas que comprometían al soldado demasiadas veces con cada ataque. Moviendo un arma pesada abría la guardia lo suficiente para que un legionario que metía la espada Gladius desde detrás de un muro de escudos y desde abajo punzara hacia arriba la espada. Por no hablar de la eficiencia energética de una estocada rápida frente a un gran movimiento. Legiones utilizan menos energía en la batalla que sus contrarios, mal entrenados, lo que les permitió luchar por más tiempo, lo que les dio la posibilidad de ganar en contra de 2/1 y 3/1 de probabilidades.

A veces, la diferencia entre la eficacia y el fracaso radica en cómo se utiliza una herramienta de forma experta. Más grande y mejor no garantiza el éxito. La fluidez y conocimientos en el uso de herramientas muy específicas, sin embargo, pueden convertir una aparente desventaja en una victoria. Un operador, un trabajador bien entrenado con una herramienta sencilla puede ser mucho más eficaz que un operador tan bien entrenado con una herramienta más impresionante y más cara. Nunca debemos tomar el entrenamiento, la concentración y la disciplina por sentado.

2. Las personas quieren ser guiadas, no estar controlados.

Mientras que Julio César estaba al mando de sus legiones, fue aclamado como un héroe. Sus hombres le habrían seguido en cualquier lugar (y lo hizo). ¿Por qué? Debido a que los llevó a la victoria y la gloria.

A su regreso a Roma después de derrotar a su rival Pompeyo, César trató de gobernar Roma como dictador. Eso no funcionó tan bien. En el cambio de la dirección de control absoluto, que pasó por encima de una línea que el pueblo de Roma – e incluso sus más cercanos aliados – se negaron a cruzar con él. El resultado: Julio César fue asesinado por un grupo de senadores decididos a hacer un ejemplo de su muerte a cualquier futuro aspirantes a dictadores. La lección: Liderazgo = bueno. Control = malo.

Liderazgo implica dirección. Promete un mañana mejor. Compromete y fascina e inspira. De control, sin embargo, es un peso aplastante de la libertad que ningún hombre acepta libremente. Control engendra el resentimiento y el odio. Fomenta la discordia y la revolución. Sea consciente de la diferencia y la forma en que su estilo de liderazgo / gestión es percibida por las personas a su cargo. Trate de plomo, nunca de controlar. Muestra coraje.

3. “Vine, vi, vencí”.

A) Todo el mundo ama a un ganador. Los ingredientes de liderazgo puede ser una “cerveza” de valor, la visión y la inteligencia, pero su sabor y el atractivo son las victorias. No es suficiente para ser un líder. Tenemos que demostrar una y otra vez quitando algunas victorias claves. Ganar nos da algo de qué hablar. No ganar significa que nosotros debemos hablar menos y trabajar más.

B) La brevedad va de la mano con claridad. No se puede pedir mucho más claro que “vine, vi, vencí”. Incluso en Twitterland, te deja más que suficiente espacio para añadir un enlace a un PDF que profundiza en un informe tan conciso o un artículo que queremos compartir.

4. “La experiencia es el maestro de todas las cosas. ”

Los libros son agradables. Son un comienzo. Pero en algún momento, nosotros tenemos que hacer algo, es decir empezar a tener experiencia. Nosotros tenemos que construir el negocio, participar en él. Hacer crecer el negocio. Ganar cuota de mercado. Dejando atrás a nuestros competidores. Reclutamos a los mejores cerebros, o si más no al mejor equipo que pueda entre todos participar de forma igualitaria. Creemos las acciones, los productos de la cultura cambiante. Fijar el fallo del acelerador. Detener la fuga de petróleo submarino gigante. Rejuvenece nuestra marca. Volvamos a definir nuestro mercado. Este material no es teórico. Nosotros tenemos que subirnos las mangas y aprender por las malas lo que funciona y lo que no, es decir aprender de los errores, de las experiencias malas y buenas, todo suma y todos sumamos.

Julio César aprendió como soldado con las bases de las legiones romanas. Luchó en el frente, hombro con hombro con los legionarios. Dormía con ellos, comía con ellos, bebía con ellos, marchó con ellos y se desangró con ellos. No había pasado años en las trincheras que hacía el trabajo él mismo, él no habría sido el jefe militar que se convirtió. “La experiencia es el maestro de todas las cosas. ”

Las sutilezas de la experiencia de triunfo la mejor formación teórica en el mundo. Libros sólo nos ayudarán a empezar. Tenemos que ir al otro 90 % del camino a través del trabajo duro. Simplemente no hay manera de evitarlo. Si no se puede aprender a ser un piloto de carreras mediante la lectura de libros, ciertamente no se puede aprender a liderar un ejército de dirigir un negocio de esa manera tampoco.

En cuanto a los medios de comunicación social, social media “certificaciones “, casi olvidarse de él. Formación sólo va a llegar tan lejos como nosotros queramos llegar. La única manera de ser bueno en algo es hacerlo, hacerlo y hacerlo hasta que se convierte en segunda naturaleza. Experiencia triunfa sobre la instrucción.
Repite conmigo, en voz alta para nosotros mismos para que podamos oírnos: No hay atajos.

5. “Los cobardes mueren muchas veces antes de sus muertes reales”

Sé valiente. Corre riesgos. No te escondas. Cada vez que nosotros no hablamos en una reunión, cada vez que dejamos a un incompetente en la toma de decisiones o crédito en la oficina para nuestro trabajo, cada vez que mantenemos apagado en la liberación de un producto o luz verde a una campaña audaz, nosotros estamos construyendo nuestra casa con defectuosos y debilitados ladrillos.

Ganar, ser exitoso, superando a la competencia no se consigue al jugar a la defensiva. Cada victoria es una sucesión de decisiones que implican decisiones, riesgos y toman coraje. Del mismo modo, cada fracaso es una sucesión de decisiones marcadas por el miedo y la cobardía. Aprendamos de esto.

Las mismas reglas se aplican a nuestra presencia en las redes sociales, nuestra marca personal: Si nosotros queremos encontrar nuestra voz en la blogosfera y en los twitternets , tenemos que tener el coraje de nuestras convicciones. Hablemos a nuestra mente, si hace falta practiquemos el mindfulness, incluso si lo que tenemos que decir puede que nos ganemos algunos ceños fruncidos. Es fácil sentirse presionado por algunas “personalidades” y seguido – para mantener la boca cerrada o no hablar en contra de la corriente. No nos dejemos intimidar. Nuestra opinión es tan valiosa como la de ellos, y nuestro punto de vista simplemente como digno de expresión. Siendo blackballed o clubes especiales, por un puñado de gurús independientes importantes no es el fin del mundo. Es mejor saber quiénes son sus amigos y enemigos, que vivir con el temor de represalias. Decir lo que piensas. Encontramos la fuerza del coraje.

Construyamos nuestra casa, una valiente decisión y la acción a la vez. Sobre todo partamos de la idea de compartir, de crear, de colaborar, de construir, de ayudar, de hacer pensar y de pensar nosotros mismos, si entre todos lo hacemos entre todos podemos.

“El cambio hacia una organización impulsada por la calidad no se gerencia, se dirige.” Paul A. Washburn

Acuérdate, si realizamos un cambio que sea para bien y bien enfocado.

Para finalizar si tenéis tiempo y queréis conocer la mini serie os dejo los dos primeros capítulos encontrados en el canal Youtube.

Gracias por leerme, por disfrutar, y sobre todo que te haya ayudado. Intentaré seguir escribiendo, y aportando.

Post actualizado para seguir leyendo la segunda parte aprieta aquí.

Un saludo.

Ricard Lloria by @Rlloria

Photo: Julio Cesar Asterix

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

16 pensamientos en “10 Cosas Julio César podría habernos enseñado acerca de las #empresas, #liderazgo, #marketing (I)”

  1. Muy buen aporte, Ricard. Dices: “Sobre todo partamos de la idea de compartir, de crear, de colaborar, de construir, de ayudar, de hacer pensar y de pensar nosotros mismos, si entre todos lo hacemos entre todos podemos”
    Seguro que conoces “Los tres filtros” de Sócrates. Al margen de algunos momentos ludicos, tan necesarios, podría decirse: “si lo que me vas contar (…) no es verdadero, ni es bueno y tampoco me es útil…, para qué me lo vas a contar?”
    A veces conviene recordarlos también en las redes sociales para no generar un juego absurdo de “hinchamiento de egos”, en el que parece que todo vale y que puede llegar a resultar agotador. Un saludo.

    Me gusta

    1. Hola Toya,

      Primero de todo agradecerte tus comentarios, cada y uno de ellos siempre aportan, por supuesto que conozco los tres filtros de Sócrates, no sé si te recordarás de este post https://ricardlloria.wordpress.com/2014/04/12/cuando-el-rumor-y-el-cotilleo-corre-por-el-trabajo-y-la-oficina/ Con el examen del triple filtro.

      Te doy toda la razón con los “hinchamientos de egos”, mi propósito no es hinchar sino aportar, dado que cómo bien sabes me gusta leer, compartir lo que leo y dedico una gran parte de mi tiempo a ello, por lo que si puede llegar a ser agotador… es por ello que a partir de mi experiencia, vivencias, vida intento ir contando desde mi humilde opinión, ideas etc… no quiero terminar por desvelar la segunda parte y final dónde el factor de las redes sociales o medios de comunicación también entran en juego.

      Gracias nuevamente por cada aportación, me alegra verte siempre por aquí.

      Un saludo, por no decir, un gran abrazo.

      Ricard

      Me gusta

      1. En ningún caso, por supuesto, me refería a ti, Ricard. Supongo que lo sabes. Como también sabes que hay en las redes quienes no aportan nada salvo un “enaltecimiento de su yo” aunque no entre nuestros amigos, por fortuna. Y venga ese abrazo!! De Osa😀

        Me gusta

      2. Lo sé Toya que no te referías a mi, por supuesto que si. Si que lo sé que te refieres, y eso es al punto dónde quería llegar, si más no a lo mejor en la primera parte no queda del todo claro…espero que en la segunda parte que saldrá publicada el martes 13, haciendo un sólo click de botón y aprentando el Publicar, dado que ya lo tengo escrito y en borrador en el blog. Y acepto ese abrazo de Osa que veo en el fondo te lo he transmitido en las redes sociales, y que tanta energía causa en sus efectos. El abrazo es de vueltra y aún más grande.😀

        Me gusta

  2. Fantástico artículo. Todo dicho con propiedad. Personalmente me encantó la serie “Yo Claudio”, pienso que es una lección de vida y lo que acontece se asemeja mucho a lo que ocurre en cualquier empresa u organización. GENIAL. Elisenda

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s