El Factor de la sensación – ¿Por qué en el trabajo no podemos dar a conocer lo que sentimos?

Wooden model

“No hay perfección sin esfuerzo. Los mediocres jamás cosechan rosas por temor a las espinas”. 

José Ingenieros

Este mes de agosto, dado que, aún no había empezado las vacaciones y haciendo el horario de verano, he tenido mucho tiempo libre para ir indagando, buscando en la red artículos por los cuales basarme luego en pensamientos y sentimientos que he tenido o tengo, muchas veces a base de la observación, meditación y pensamiento que realizamos todos.

Me topé con un estudio por los profesores de comunicación Michael Kramer y Jon Hess la Universidad de Missouri – Columbia (University of Missouri-Columbia), que me llamo la atención donde se decía:

“Según el estudio hay muchos empleados que no quieren que sus compañeros de trabajo vean que pueden expresar cualquier tipo de emoción fuerte – sea positiva o negativa.

Los empleados tienden a ocultar las emociones negativas a fin de mantener lo que llaman “profesionalidad”. También tienden a ocultar a sus compañeros de trabajo las emociones positivas para no mostrar demasiado placer con las promociones o aumentos que puedan tener porque saben que a lo mejor alguien podría haber perdido el puesto o le habría supuesto una rebaja en sus objetivos remunerados.”

La expresión de las emociones ha estado desde hace mucho tiempo recibiendo una mala reputación en el lugar de trabajo. Si eres un verdadero profesional, el pensamiento va, nunca mostramos las emociones en el trabajo. De hecho, el realmente verdadero profesional no tiene emociones en el trabajo. Es un poco como Spock en Star Trek que dijo que “Las emociones son ajenas a mí. Soy un científico”.

En consecuencia, en muchos lugares de trabajo que muestran las emociones fuertes, buenas o malas, pueden llevarte al suicidio profesional. Si nosotros permitimos que nuestra frustración salga a través de una mala decisión o nuestra euforia de una victoria salga a brillar, nosotros seremos vistos como personas inestables, poco fiables y, por supuesto, poco profesionales.

Sólo hay un problema: los seres humanos no funcionamos de esta manera.

Tenemos emociones. Las tenemos en nuestra vida privada, y no es cómo que las podemos dejar en el coche en el estacionamiento del trabajo. Ya sea por A o por B, queramos o no, van a venir a trabajar con nosotros. ¿Quien no se ha llevado al trabajo una buena noticia o una mala noticia? ¿Quien no se ha llevado al trabajo un problema o una idea fuera positiva o negativa al mismo?

Los mejores lugares de trabajo lo saben (dónde una de las premisas es fomentar un tipo de cultura donde las emociones del trabajador son aceptadas, dónde la gratitud genera la cultura, por ello hay empresas que hacen auditorias como Great Place to Work) y dejan espacio para las emociones tanto positivas como negativas. Como resultado, las personas son más felices en el trabajo, son más creativas, funcionan mejor en equipo, son más productivas y están más motivadas.

Por otro lado, las empresas que ignoran y / o reprimen las emociones están preparando o cultivando que a largo plazo se den las dosis masivas de conflicto, la frustración, la separación y la infelicidad en el trabajo.

Sigamos leyendo para ver por qué ninguna empresa puede permitirse el lujo de ignorar las emociones en el lugar de trabajo.

1. No tomamos ninguna decisión sin emociones

“La evidencia ha sido acumulando a lo largo de la historia, y ahora los neurocientíficos han demostrado que es verdad: el cableado del cerebro se basa y hace énfasis en la emoción sobre el intelecto en la toma de decisiones.

“Nos encontramos todos mostrando sesgos emocionales, más o menos; nadie estaba totalmente libre de ellos “, dice De Martino. Incluso entre los cuatro participantes que eran conscientes de que eran inconsistentes en la toma de decisiones “, dijeron,” Yo sé, yo no podía ayudarme a mí mismo ‘”, dice. (Fuente)”

Muchas, muchas personas piensan que las decisiones (especialmente las decisiones en las empresas o en los negocios) deben hacerse racionalmente. Ya sabemos, con frialdad enumerar los pros y los contras, los riesgos y oportunidades, luego elegir la mejor opción posible.

Esto no es cómo tomamos decisiones. En realidad, las emociones juegan un papel muy importante en todas y cada decisión que tomamos, si nuestro proceso de toma de decisiones no reconoce esto, durante el proceso es seguro que vamos a sufrir. También en las cualidades de las decisiones que tomaremos.

2. Las emociones guían las relaciones de trabajo

Ningún equipo, departamento, grupo de trabajo o empresa podemos funcionar sin las buenas relaciones de trabajo entre las personas. Es más, las buenas relaciones laborales son una de las mayores causas de la felicidad en el trabajo.

Y una vez más, formamos relaciones de trabajo con nuestras emociones. La razón por la que nosotros trabajamos bien con los miembros de la empresa y en la propia empresa, no es que nosotros hemos decidido racionalmente crear una buena relación con ellos, porque “eso sería bueno para el proyecto.” No nosotros trabajamos bien en la empresa, porque nos gustan los miembros del equipo y nos gusta el trabajo, tanto el puesto como el sitio.

Y cuando tenemos este tipo de relaciones en un equipo, el equipo funciona mucho, mucho mejor. Contrastemos que con el equipo en el que todo el mundo puede ver algo que los otros miembros son buenos en lo que hacen, pero nadie es más importante el uno que el otro.

3. Las emociones son la base de la participación y motivación de los trabajadores.

Los lugares de trabajo hoy en día queremos que los trabajadores sean más que simples personas que vienen a trabajar sólo por el salario como si de “esclavos moderno” se trataran. Las empresas, con la situación agravada de la crisis, dónde esta palabra la oímos en constancia, dónde todos conocemos a alguien o alguna empresa que lo están realmente pasando mal y no saben cómo salir de ello, por lo que quieren gente que estén motivados y comprometidos en el trabajo, ejerzan una gran cantidad de esfuerzo en la formación de equipos, sistemas de primas, oradores motivacionales, etc. para promover este clima de trabajo. La clave de muchas empresas para que estas creen ideas es ejerciendo un buen clima de trabajo, esto lleva a que los propios trabajadores tengan ideas, sean creativos, vayan motivados para luchar porque saben que de ellos dependen que sigan o no trabajando.

Compromiso y la motivación son emociones. No es como los trabajadores que intentan ser racionales, estos coinciden todos con los pros y los contras de estar motivados y luego deciden ser o no ser ellos mismos. Sea o no, nos preocupamos por nuestro lugar de trabajo, es un proceso no-racional, es decir emocional. El cuidado en sí es una emoción.

4. Las emociones son cruciales para la creatividad y la innovación.

Las empresas también están pidiendo a gritos más creatividad, más innovación de nuestra gente y como es de esperar, ya que lo mencionamos aquí, esto también se basa en el estado emocional de las personas.

En un estudio realizado por Teresa M. Amabile, quien estudió cómo el estado emocional de los trabajadores afecta la creatividad, en el he encontrado que:

Uno, la gente que tiene muy ricas e intensas experiencias, en su vida laboral interna diaria; las emociones, las motivaciones y las percepciones sobre su ambiente de trabajo impregnan su experiencia diaria en el trabajo. En segundo lugar, estos sentimientos afectan poderosamente el rendimiento de las personas en el día a día.

Por lo que:

Si la gente está en un buen estado de ánimo en un día dado, son más propensos a tener ideas creativas ese día, así como al día siguiente, incluso si tenemos en cuenta su estado de ánimo al día siguiente.

Parece que hay un proceso cognitivo que consigue establecer cuando la gente se siente bien que les conduce a un pensamiento más flexible, fluido y original, y de hecho hay un remanente, un efecto de la incubación, para el día siguiente.

Así que si queremos que la gente sea creativa, necesitamos que se sientan bien en el trabajo. ¡Más emociones!

Top view of black and white typography sentences

5. Las emociones son parte integral de aprendizaje en el trabajo

El aprendizaje en el trabajo también es muy importante hoy en día. Pocas personas tienen que trabajar un trabajo que nunca cambia, y muchos empleados están aprendiendo regularmente nuevos procedimientos, sistemas, reglamentos, etc. Una vez más, muchas empresas ven el aprendizaje como un proceso puramente racional. Al igual que en “Hay una parte de los conocimientos en la cabeza del profesor – por lo que hemos transferir ese conocimiento en nuestra cabeza.”

Pero todas las teorías de la demostración de aprendizaje, las emociones juegan un papel muy importante en el aprendizaje. Cuando tenemos miedo, malestar o estresados, somos terribles alumnos. Tenemos menos capacidad de concentrarnos, somos menos capaces de recordar aprendizajes anteriores y menos capaces de hacer conexiones mentales en las cosas que aprendemos. Cuando estamos relajados y divirtiéndonos, el aprendizaje ocurre mucho más rápido. Tenemos actitud.

6. No es como podemos salir de nuestras emociones en casa.

Las emociones son una gran parte de nosotros los seres humanos. Lo que amamos, odiamos, disfrutamos y el miedo es una gran parte de lo que somos. Nos sitúa en una situación en la que tenemos emociones, pero no podemos mostrarnos ante los demás creando una situación que es estresante y desagradable.

7. Cuando nos ahogamos con las malas emociones luego hace que salgamos fortalecidos.

Si estamos enojados, decepcionados o frustrados por algo en el trabajo y no se nos permite mostrar esta emoción, hay una buena probabilidad de la emoción crezca más fuerte porque nosotros no podemos mostrarlo hacía el exterior y por lo tanto tratar con ella.

Un estudio muestra que estas emociones negativas no deben pasarse por alto:

“Si los empleados tienen reacciones emocionales y sus empleadores no prestan atención a esas reacciones, pueden retirarse. Ellos son más propensos a tomar días de enfermedad, y si su frustración continúa creciendo en realidad van a dejar sus puestos de trabajo. “(Fuente)

8. Cuando nos ahogamos con nuestras emociones positivas o buenas hace que nos podemos debilitar.

Y cuando nos ahogamos con las emociones positivas sucede lo contrario: Nos debilitamos.

Digamos que si nosotros hacemos que gran venta que hemos estado trabajando durante semanas. Este es nuestro mejor trabajo para la empresa todavía crezca más. Un verdadero triunfo. Nos sentimos muy bien.

Si no se nos permite mostrar nuestra alegría, esta sensación positiva pronto se va a disipar. Es por eso que los mejores lugares de trabajo son muy buenos para celebrar victorias, sean grandes o pequeñas. Celebrando mantiene la buena sensación viva durante un período de tiempo más largo, motiva a la gente a salir y crear más victorias.

9. Las emociones son una señal de que las personas nos preocupamos por el lugar de trabajo.

El único lugar de trabajo sin emociones es en la que ¡nadie le importa! Si la gente se siente feliz cuando tienen éxito y triste cuando no lo tienen, es una señal de que se preocupan por su trabajo. Esto es realmente una buena señal.

El resultado final: ¿Cómo los mejores lugares de trabajo manejan emociones?

Por lo tanto, ¿debe recaer en todos los negocios, reuniones interminables, donde podemos hablar de nuestros sentimientos? ¿En caso de todas las salas de reuniones estarán equipados con pañuelos de papel por si alguien empieza a llorar? ¿Debemos expresar nuestras emociones más pequeñas, o la mayoría de las emociones fugaces, entrar en lleno en rabietas cada vez que nos dé la gana?

No.

Pero en los lugares de trabajo habríamos de tener:

  1. Un espacio para las emociones que los trabajadores. Existir ahí, como bien podríamos tratarlos en ese espacio.Un espacio para las emociones que los trabajadores. Existir ahí, como bien podríamos tratarlos en ese espacio.
  2. Conozcamos cómo las emociones influyen factores de negocio de éxito como el aprendizaje, la creatividad y el trabajo en equipo.
  3. Aprendamos cómo tratar constructivamente e incluso con admiración, con muestras de la emoción, ya sean emociones negativas y positivas.

Sonrisas y lágrimas. Eso es lo que más quisiéramos, cuando dejamos a una empresa después de muchos años. No es sólo hacer un regalo, o en caso de despedido un triste adiós y muy buenas, habríamos de cuidar la despedida con una buena preparación profesional. Despedida. Sonrisas y lágrimas (Sonrisas por el trabajo realizado durante ese tiempo, lágrimas por el despido hacía todas las personas con las que has estado trabajando durante todo ese tiempo).

Y así es como las mejores empresas manejan las emociones. En ellas hacen preguntas como:

“Así que, ¿cómo te sientes acerca de esta reunión / decisión / proyecto / o lo que sea?”

“¿Cómo te va?”

“Les podemos decir que no somos felices con esta reunión. ¿Cuál es nuestra opinión? “

¡Y luego nos callamos y escuchamos!

“El primer síntoma de que estamos matando nuestros sueños es la falta de tiempo”.

 Paulo Coelho

¿Qué ocurre con nosotros? ¿Nos mostramos cómo nos sentimos en el trabajo? ¿La buena o la mala? ¿Cómo nuestra empresa recibe muestras de emociones?

Gracias por leerme, por disfrutar, y sobre todo que te haya ayudado.

Seguiré escribiendo, y aportando.

Ricard Lloria by @Rlloria

Photo credits : Kaboompics.com

Fuentes para el artículo:

  1. How Employees Deal with Emotions in the Workplace
  2. Study: Emotion rules the brain’s decisions
  3. The Power of Ordinary Practices
  4. Businesses can suffer if workers’ emotions are ignored

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

16 pensamientos en “El Factor de la sensación – ¿Por qué en el trabajo no podemos dar a conocer lo que sentimos?”

  1. Hola, Ricard!

    Gracias por compartir tantos pensamientos y emociones que tienes.

    Cómo enfocarías tú este problema: Un empleado no expresa sus opiniones y emociones sobre un tema relevante para la empresa porque sabe que su jefe tiene la opinión contraria y suele ser intransigente.

    Un saludo!

    Javier

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Javier,

      Muchas gracias por tu comentario así mismo a tu pregunta, a mi modo de ver la situación sin tener mucha más información a lo que expones, desde mi punto de vista, humildemente, haría de hacerle ver a ese compañero-empleado que expresara delante de los demás sus ideas, así mismo miraría que pudiera hablar antes con su responsable directo, sabiendo que siempre le gusta llevar la contraria y ser intrasigente, de que le enfocara de forma indirirecta la solución tan trascendente, es decir, empezaría con un “creo que tu punto de vista es correcto pero no crees que haciendo esto mejorariamos en tal y tal punto, e ir enumerando los puntos de mejora”, así mismo si la situación es delante de otros responsables y antes ya se ha hablado con el responsable directo, miraría que lo enfocara también haciendo participe de todos ellos, al igual que a su responsable, es más, hasta haría que la “medalla” se la llevara él.

      Muchas gracias por tu comentario así como a tu pregunta.

      Un abrazo Javier

      Ricard

      Me gusta

  2. Un gran post Ricard! Conozco psicologos y psicoterapeutas que trabajan en esto en los equipos de las empresas (y colegios) con muy buenos resultados. A veces viene bien una ayuda externa para que las personas conozcan el terreno que pisan y se puedan cambiar pautas de relación muy neuroticas. No es fácil, pues las emociones son las grandes olvidadas en las organizaciones. Por eso tu post es un gran empuje para resolver esta gran carencia! Abrazos!!!

    Le gusta a 1 persona

  3. Fantástico artículo, las emociones no es algo que podamos dejar aparcadas como un coche, las personas tenemos miedo a expresar ciertas emociones, creemos que nos hacen más fuertes cara a la galería en esta sociedad tan estereotipada, yo creo que ya va siendo hora de aprender a ser un poco más nosotros mismos y dejar fluir nuestros sentimientos, emociones.

    Un placer poder compartir

    Le gusta a 1 persona

    1. Primero de todo Fernando , muchas gracias por aportar y comentar en el artículo. Así es, las es emociones no es algo que podamos dejar aparcadas, dado que existen siempre dentro de nosotros, nos acompañan siempre, sean positivas o negativas pero las tenemos siempre,por ello como bien dices, las hemos dejar fluir.

      El placer es mio poder leer tu opinió.

      Mil gracias de nuevo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s