El liderazgo significa enfrentarnos los desafíos de frente, de cara.

 

El liderazgo significa enfrentarnos los desafíos de frente, de cara.

Muchos podríamos decir si estamos en el mundo de las organizaciones, incluso fuera de ellas, es decir desde nuestras vidas personales o profesionales,  dentro del liderazgo, también podemos decir que estamos para lidiar con la adversidad. Después de todo, el liderazgo muchas veces lo podemos ver como el significado enfrentarnos a los desafíos que nos encontramos de frente para encontrar la mejor solución, la mejor toma de decisiones.

Hace poco leíamos un PDF, compartido en redes, que se titulaba así: The Need for the Journal of Leadership and Character Development (PDF), editado por  Dr. Douglas Lindsay junto a otros colaboradores dónde abordaban el tema.

“El mundo rompe a todos, y después, algunos son fuertes en los lugares rotos”. – Ernest Hemingway

Junto a otro artículo de Cristóbal Cobo “Are we ready to jump?”, ¿estamos listos para saltar?, a todo ello tiempo atrás, hablamos del dualismo del liderazgo, dónde ya explicábamos la dualidad que se encuentra muchas veces la persona que ejerce de líder.

Cada vez más, podemos decir que las crisis, ya sean a nivel personal, profesional, en las organizaciones, en las regiones, países nos toman por sorpresa, sin ninguna preparación; pero también nos obligan a tomar decisiones, a buscar soluciones, a aprender de los errores, incluso a reinventarnos. Así es cuando nos llegan las lecciones a nuestras vidas. Sin anunciarse, sin preguntarnos, sin pedirnos permiso. Simplemente nos llegan, nos aparecen delante de nosotros. Ahora lo que podemos  aprender es que dejamos sólo a lidiar con la crisis del coronavirus, sino que además estamos lidiando con la incertidumbre que cada vez más nos es en común. El mundo ya se ha dejado de regirse por las reglas que conocimos. Hoy es el COVID-19, mañana serán los desempleos, los cambios de gobierno, las subidas de las divisas, los cierres de las vías, la caída del precio del petróleo, los problemas en el orden público, las migraciones forzadas, la inestabilidad política, los impuestos, las inundaciones, las sequías, alguna otra epidemia, el desplome del precio de los productos llamado “commodities” o las dictaduras, entre otras tantas realidades de este mundo. Es nuestra realidad, pero podemos dejar que deje de ser nuestro destino, si nos movemos en conjuntos globales. Muchos tipos de  negocios, empresas, organizaciones, se están enfrentando la mayor crisis que hayan vivido en la historia, incluso en tiempos de guerras, de otras epidemias, el mundo seguía, pero esta vez vivimos cómo el mundo se paraba frente de nuestros ojos. Una situación sin precedentes y desconcertante, pero también veíamos la parte positiva, la naturaleza volvía a su cauce normal, una muestra que podemos cambiar el cambio climático, que nos acecha. Vemos cómo todo el conjunto  de Ventas cae en picado, pánico financiero y las noticias poco alentadoras están a la orden del día. Un panorama sombrío. Un futuro incierto.

Independientemente de dónde en qué punto nos encontramos en nuestras vidas y en nuestras carreras profesionales, podemos casi afirmar una cosa; constantemente nos enfrentaremos a desafíos y obstáculos en el camino de la misma vida, hasta el día de nuestra muerte, por la naturaleza humana. Dónde podríamos hablar de las creencias que hacen que algunas personas tengan éxito donde otras fracasan, dónde algunas que fracasan a base de aprender de los errores vamos mejorando.

La vida no es fácil, no es justa y es seguro que desafiará incluso al mejor de los líderes. Todos terminamos por enfrentarnos a desafíos físicos, mentales, financieros, relacionales y de recursos, entre otros, entre muchos ejemplos de una larga lista. En lugar de castigarnos o rendirnos, es fundamental que desarrollemos la capacidad de aprender de los contratiempos, de los errores, de las faltas, incluso de los éxitos. En pocas palabras, lidiar con barreras, obstáculos y contratiempos nos requiere resiliencia, actitud y aptitud. Entonces, ¿Tenemos las habilidades y las perspectivas para prosperar bajo presión y tener éxito, o nos colapsaremos cuando nos enfrentemos a un desafío?

«No se puede enseñar nada a un hombre… sólo se le puede  ayudar a encontrar la respuesta dentro de sí mismo» – Galileo Galilei

A veces, todos podemos tardar más o menos en podernos enfrentar a un desafío, incluso muchas veces necesitamos la ayuda de los demás para comprender la situación, mirar otros enfoques, otros pensamientos, reflexiones, otras experiencias y vemos si seguimos estancados, colapsados o si paramos para reflexionar, ver cómo solucionarlo. Liderar significa enfrentarnos los desafíos de frente.

Cualquiera que haya lanzado una nueva iniciativa comprende la inevitabilidad de encontrarse con numerosas barreras durante el ciclo de vida de cualquier proyecto personal, profesional, familiar etc. La diferencia entre los que tienen éxito y los que fracasan es la perspectiva sobre cómo lidiamos con las barreras que nos encontramos en el camino. Las personas a menudo tropezamos con los obstáculos más pequeños, mientras que con demasiada facilidad consideramos estos obstáculos de rutina como excusas racionales para  nuestros fracasos, incluso podemos llegar a culpar a los demás, cuando a veces la culpa no la tiene nadie o simplemente es nuestra culpa poder dejar de hacer “algo”.

Los contratiempos y las dificultades son una parte inevitable de la vida. Si bien a menudo nos encontraremos que nos desafiarán nuestras habilidades y temperamento, nos serán aquellos que estamos dispuestos a pasar el tiempo evaluando los obstáculos a medida que nos surgen y que nos negamos a someternos a las diversas pruebas, de los que hacemos pruebas aunque nos den errores, serán los que podremos tener quizás éxito. La capacidad de superar barreras puede convertirse en una pasión si deseamos lograr un éxito sostenible en el mundo personal, profesional, dentro de las organizaciones, dentro del mundo empresarial.

El liderazgo significa enfrentarnos los desafíos de frente, de cara.

Ciertamente podríamos dibujar, pintar una imagen más compleja de lo que podríamos necesitar para superar los desafíos citando teorías esotéricas que algunas veces leemos, pero la verdad del asunto es que lo único que podemos requerir para superar las barreras podríamos empezar por dejar de quejarnos de los desafíos y obstáculos, para dedicar nuestro tiempo a resolver problemas. Junto a la creación de soluciones basadas en resultados. Si por ejemplo, nuestro objetivo es llegar al otro lado de la pared, realmente deja de importarnos si pasamos por encima, por debajo, por el alrededor o a través de la pared… solo nos importará llegar al otro lado. Si bien podríamos,  dedicar un poco de tiempo a evaluar la estrategia más eficiente para llegar al otro lado de dicho muro, de dicha pared, en última instancia, será nuestro enfoque en la ejecución táctica de realizar, planificar, evaluar, accionar y/o conquistar el desafío lo que determinará nuestro éxito. Un sesgo hacia la acción es siempre un camino mejor que caer presos por la parálisis del análisis.

La falta de habilidades de comunicación efectivas nos puede evitar que las buenas personas sean promovidas a roles de liderazgo que cualquier otra deficiencia de habilidades.

La comunicación es una necesidad humana básica. La interacción con otros humanos ha sido el núcleo del progreso humano a lo largo de los siglos. El aislamiento y la falta de interacción humana nos pueden debilitar emocional, mental y físicamente a una mayoría de personas; al igual que las conversaciones ineficaces. En el otro extremo del espectro, cuando nos comunicamos de manera efectiva, es cuando logramos resultados más positivos, mejoramos nuestra sensación de bienestar.

El liderazgo significa enfrentarnos los desafíos de frente, de cara.

Casi que podríamos decir que en términos generales, solo hay dos formas de abordar las dificultades:

  • El hecho que podemos cambiar las circunstancias que rodean las dificultades que nos encontramos.
  • El hecho que podemos cambiar para afrontar mejor las circunstancias o las dificultades mismas.

Podemos lidiar con las dificultades adecuadamente y aprovechar nuestra experiencia (o mejor aún, la experiencia de los demás que nos rodean, que nos encontramos, de las otras personas) para mejorar nuestra confianza, o podemos lidiar con ellas incorrectamente y dejar que dañen seriamente nuestra confianza, desempeño y, en última instancia, nuestra reputación.

También podríamos considerar 4 cosas cuando nos ocurren contratiempos, dificultades, situaciones difíciles y/o problemáticas:

  • Reconozcamos: seamos lo suficientemente honestos para reconocer lo que ha sucedido. Dejemos de escondernos de la realidad de la situación actual. Los contratiempos siempre nos pueden suceder: si nos desanimamos puede ser contraproducente, aprendamos de ellos, lidiemos con ellos y para que podamos seguir adelante.
  • Aprendamos: convirtamos los contratiempos en oportunidades de desarrollo haciendo preguntas positivas como: ¿Cuáles son los aspectos positivos que rodean esta situación? ¿Cómo podemos aprovechar al máximo esta situación? ¿Qué podemos aprender del contra tiempo? ¿Cuáles son los hechos que subyacen a este problema? ¿Cómo podemos evitar esta situación la próxima vez?
  • Reconocer: los contratiempos son parte de la vida, nos ocurren a todos. Cuando nos suceden, cuando nos aparecen,  es importante que comprendamos que estos pueden aparecer o ser, cuando menos nos lo esperamos. Para nada es algo como algo personal, contra antes nos enfrentemos y así podemos sigamos adelante.
  • Perspectiva: veamos los contratiempos como un desafío a superar en lugar de un problema o problema.

Así como un diamante no se puede pulir sin fricción, tampoco puedes desarrollar completamente tus habilidades sin que la adversidad las ponga a prueba. Utilice los obstáculos y los fracasos como una oportunidad para pulir sus habilidades. Creo que Winston Churchill nos dijo: “El pesimista ve la dificultad en cada oportunidad; El optimista ve la oportunidad en cada dificultad.»

​​»Algunos se equivocan por temor a equivocarse.» – Gotthold Lessing

 

Podemos contactar  aquí o en LinkedIn.

Gracias por leer,  por compartir.

Seguimos aportando.

By  Ricard Lloria  @Rlloria

Bibliografía qué ha ayudado para poder realizar esta entrada.

The Need for the Journal of Leadership and Character Development (PDF), editado por  Dr. Douglas

Are we ready to jump? Por Cristóbal Cobo

The Counterintuitive Art of Leading by Letting Go

Photo credit: Imagen de enriquelopezgarre en Pixabay 

Photo credit: Imagen de enriquelopezgarre en Pixabay

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.

Anuncio publicitario

2 comentarios en “El liderazgo significa enfrentarnos los desafíos de frente, de cara.”

  1. esto me parece un complemento muy interesante para que los lideres de las empresas sin importar el área o el cargo realicen y procesen para ayudar a su grupo a surgir después de todo lo que estamos pasando.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.