La importancia de nuestros espacios en blanco dentro del Liderazgo.

La importancia de nuestros espacios en blanco dentro del Liderazgo.

Mientras empiezo con este nuevo post, le doy importancia a nuestros espacios en blanco y la importancia que tiene en el liderazgo, en nuestras vidas, en las organizaciones, en todo en general. Lo hablamos hace ya cierto tiempo en crear espacios libres dentro de la organización.

“Se puede evadir la realidad, pero no se puede evadir las consecuencias de evadir la realidad”. –  Ayn Rand

Analicemos brevemente el valor de tener nuestro espacio en blanco, que lo relacionamos con el “alcance del control” es decir quererlo tener todo “bajo control”, pero sintamos que el tema quizás nos merezca hacer una inmersión más profunda. Quizás nos podamos encontrar con algo que nos cueste a la hora de escuchar, pero podríamos tomárnoslo “algo más en serio”: si tenemos dificultades para ordenar nuestro mundo, la culpa es nuestra, los demás dejan de tener dicha culpa. Poca importancia tiene lo ocupados que estemos, pero sí nos importa que logremos nuestros objetivos, nuestras acciones a la hora de finalizarlas, lo primero no siempre conduce a lo segundo.  Muchas veces nos encontramos con personas que nos dicen y nos hacen mantenernos ocupados en todo momento, incluso a veces las personas en el órgano jerárquico dentro de la organización así lo quieren y lo desean.

Los líderes ocupados son cómo una moneda de cambio, pero los líderes altamente productivos pocas veces son comunes. Una de las cosas más fáciles de hacer para las personas con “dirección” es morder más de lo que pueden masticar, curioso, todo se quiere abarcar, costando mucho a la hora de dar la confianza en los demás, en delegar, dejar hacer el equipo etc.

De hecho: las personas que quieren liderar, que muchas veces consideramos  “brillantes y talentosos” con un sesgo hacia ir a la acción, a menudo asumen más de lo que deberían. Estos líderes poco entienden del valor del espacio en blanco. La realidad es maximizar los resultados y crear una certeza de ejecución se trata de enfoque, enfoque y más enfoque. Aquí está el gran dilema: es difícil concentrarnos en medio del caos. Una de las cosas más difíciles, que incluso podemos reflexionar, pensar, debatir, conversar, es que nos puede costar mucho encontrar, aprender a crear nuestros espacios en blanco.

La experiencia, más el sentido común, junto a la vivencias, cuando hablamos con los demás, muchas veces nos encontramos con qué nos explican que, en momentos de aislamiento intencionales, es cuando los usamos para la auto reflexión, la introspección y el pensamiento crítico, para que luego se produzca esa reacción positiva, esa idea, ese cambio de pensamiento, esa acción que pasemos de menos a más, siendo nosotros más productivos.

Si bien nuestra mente nos podemos sentir más cómodos al estar orientados hacia el futuro, solo podemos actuar aquí y ahora.”

El conocimiento y las habilidades requeridas para dominar cualquier esfuerzo solo ocurren cuando nos enfocamos en lo que estamos haciendo actualmente. Esta es la definición de presencia, y solo cuando operamos en el presente se produce la verdadera creatividad, el crecimiento y la innovación. El problema de estar presente es que muchos líderes confunden esto con tener que hacer todo ellos mismos. ¿Alguna vez hemos interactuado con alguien que trata con el silencio saltando y llenando el vacío de conversación? Esto mismo ocurre con las personas que intentan llenar cada espacio abierto en el calendario con actividades, provocando quizá “un gran error”.

Todas las personas que han madurado para comprender que pueden estar plenamente comprometidos y presentes y, sin embargo, el saber y poder estar solos. En el liderazgo, las personas que consideramos “líderes”, dejan espacios libres en sus calendarios de hacer actividades, dejan de hacer actividades inútiles, planifican estratégicamente el espacio en blanco para que puedan concentrarse más, para luego poder realizar un mayor esfuerzo, más alto y de mejor uso, es decir, que seamos más productivos. Liderar no siempre significa hacer. De hecho, podríamos decir que a veces significa retirarse y crear espacios en blanco para que otras personas puedan hacerlo. Este es el verdadero liderazgo que deja escalar y escala, creando espacios para que todos puedan también generarlos en momentos de espacio y tiempo.

Nos podríamos preguntar de forma figurada si ¿Tenemos nuestra “banda de goma” tan apretada y estirada que se nos está a punto de romper? ¿Estiramos demasiado nuestras cuerdas, nuestros tiempos? La eficiencia y la productividad pocas veces la encontramos trabajando a una capacidad cercana o incluso a nuestra máxima capacidad. Más bien, al ingresar a la zona de productividad nos encontramos trabajando aproximadamente entre el 60% y el 70% de la capacidad que tenemos. Si operamos de forma constantes por encima de ese umbral, nos podría causar y generar un mayor nivel de estrés, provocando una falta de atención a los detalles y con ello, una toma de decisiones erróneas.

Conocemos ese viejo ejercicio mental que nos podemos preguntar “¿qué pasaría si solo tuviéramos ” x “horas de trabajo en una semana, en qué nos concentraríamos?”

De hecho, es un buen ejercicio para saber cómo queremos destinar nuestro tiempo. El otro día una persona me compartía este comentario, pensamiento, sentimiento, como lo queramos decir “admiro a la gente tan generosa como tú que sabe sacar tiempo de donde no lo tiene para dar a los demás.” Es un buen ejercicio. De hecho, si estamos ahora leyendo, simplemente estamos ahora mismo en nuestro propio espacio en blanco, por lo que nos podríamos parar, detenernos ahora y comparar nuestra actividad con nuestros pensamientos reflexivos: ¿Lo que estamos haciendo está alineado con nuestras prioridades o hemos sido “absorbidos” por algo raro?

A veces, pensamos, incluso debatimos o escribimos si es importante que las organizaciones, las personas también aprovechemos nuestros espacios para colaborar y aprender, para aplicar el apalancamiento enfocado a un número limitado de acciones de trabajo, de actividades en general de uso más alto, provocando que sea mucho mejor en lugar de estar cambiando continuamente de actividades entre múltiples iniciativas, que finalmente nos puede provocar el terminar por no hacer nada, es decir actividades inútiles.

Nos podríamos resistir a la tentación de solo estar promoviendo un gran número de iniciativas dispares, para ver si generamos cambios o no, si avanzamos o no, cuando quizás si logramos que nos podamos centrar en nuestros esfuerzos, a la hora de querer realizar algunos de nuestros objetivos, para que podamos provocar un grado de alto impacto. La simple realidad es que, si continuamos agregando nuevas responsabilidades a una persona, a una plataforma ya llena, todas nuestras “obligaciones” sufrirán como resultado Si nos enfrentamos a los desafíos actuales manteniendo la cabeza baja y nos podemos aplicar un apalancamiento enfocado a una sola tarea en cuestión.

La importancia de nuestros espacios en blanco dentro del Liderazgo.

Las personas que operan sin márgenes generalmente chocan contra el muro, por lo que terminan y están más desesperados para evitar dicha situación.

Según el artículo relacionado con todo ello: “Span Of Control – 5 Things Every Leader Should Know”  por Mike Myatt en Forbes, cito textualmente los 5 puntos con las palabras del propio autor del artículo:

1. Contexto: Cada líder es diferente, y como resultado, tiene diferentes necesidades con respecto a los números, habilidades, dinámicas culturales, etc. Si no tiene las habilidades para dirigir o manejar un amplio rango, pero al intentarlo, lo hará. Sé tu perdición. Si su enfoque es demasiado estrecho, se encontrará con puntos ciegos y brechas operativas. El número promedio de informes directos para los CEOs de Fortune 500 es de 7.44, pero algunos tienen más de 20, mientras que otros tienen menos de 5. No es el número lo que importa, pero si obtiene lo que necesita del número que tenga. . Además, la forma en que un líder estructura su alcance envía un mensaje muy fuerte (interno y externo) en cuanto a quién y qué valoran, junto con sus capacidades, intereses y pasiones. Asegúrate de enviar el mensaje correcto.

2. Entendimiento: no se centre en el equipo que hereda, concéntrese en el equipo que necesita, si son uno solo, considérese afortunado. ¿Buscas hacedores, pensadores o maestros? ¿Quieres construir un equipo de genios tácticos, estrategas brillantes o mentores sabios? El compromiso tiene su lugar, pero no en lo que concierne al talento. Cuando se trata de construir un equipo, nunca se conforme con menos de lo que necesita. Se lo considerará responsable por sus decisiones al respecto, elija sabiamente.

3. El eslabón perdido: El aspecto más comúnmente ignorado de la dinámica del equipo es que los líderes entiendan que el aprendizaje y el desarrollo son mejores cuando ocurren de forma bidireccional. Los líderes inteligentes buscan ser desafiados y alentar la diversidad de pensamientos y opiniones disidentes. Uno de los principales impulsores de la composición debe ser encontrar un grupo de personas con talento que lo desafíen, lo extiendan y lo desarrollen. Parte de la realización del trabajo es garantizar una certeza de ejecución, mientras que siempre lleva su capacidad de liderazgo a nuevas alturas. “Nos invita a recordar: los líderes que no se desarrollan profesionalmente serán reemplazados por aquellos que lo hacen. – Opinión de Mike Myatt

4. El tiempo es su producto más valioso: el tiempo; Es lo único que todos tenemos en común, pero es la forma en que elegimos gastarlo lo que nos define y nos diferencia como individuos. El tiempo puede ser tu mejor amigo o tu peor pesadilla. El tiempo no se ralentiza, ni puede acelerarse ni recuperarse. Puedes perder tiempo o invertir tiempo, pero los mejores líderes escalan el tiempo. La buena gestión de los grupos de interés le permite escalar el tiempo creando un apalancamiento de tiempo en toda la empresa y en toda la esfera de influencia de los líderes. A menudo escucho a personas que defienden el axioma “no trabajen duro, trabajen inteligentemente”. “Tengo una opinión diferente sobre el tema: animo a las personas a trabajar muy duro para trabajar de manera inteligente. Recuerde, el tiempo es un bien finito, y una vez que el tiempo ha pasado, se ha ido para siempre” – opinión de Mike Myatt

5. La confianza es su activo más valioso: un equipo de liderazgo basado en algo más que una base de confianza está destinada a fracasar. Los líderes que eligen operar sin confianza lo hacen con gran riesgo. Sepa esto: los líderes que no rinden cuentas a su gente eventualmente serán responsabilizados por su gente. Una de las funciones más importantes de un líder es crear un entorno en el que la confianza y la lealtad sean la regla y no la excepción. Cuando se trata de confianza y lealtad, la regla simple es que no recibirás libremente lo que no darás libremente. Mike Myatt nos hace la siguiente pregunta que todo líder debe responder: si no confías en un miembro de tu equipo, ¿deberían estar realmente en tu equipo?

Cierro cita del propio artículo mencionado con anterioridad, para llegar al punto de introspección, dentro de nuestro propio espacio en blanco que nos acompaña a lo largo del post, ese espacio que justo ahora estamos creando mientras las palabras van fluyendo para continuar, con la siguiente pregunta:

¿Nos hemos dado cuenta de cómo algunas personas se encuentran en estados frenéticos, estresados ​​y algunas veces “juegan por detrás”, mientras que otras personas están inquietas y siempre parecen estar unos pasos por delante? Según nuestra experiencia, las personas que entran en la última categoría hacen un gran uso de su vida de pensamiento, mientras que los de la primera categoría parecen renunciar al tiempo a poderse sentirse solas en lugar de estar ocupados. Una vez leí que las personas inteligentes anhelan el espacio en blanco, mientras que las personas no sazonadas se sienten incómodas con el tiempo abierto, y se pasan todo el tiempo haciendo cosas o aparentando que están en todos los sitios y todos los lugares, como si de “dioses se trataran”, incluso aparentando lo que realmente dejan de hacer y lo que dejan de ser.

Una cosa que nos podría ser una lección difícil de aprender es que no todo compromiso es necesario o productivo. El liderazgo y el compromiso van de la mano, pero solo cuando el compromiso se produce por diseño en lugar de por defecto.

No malinterpretemos que, las cosas buenas pueden suceder con un compromiso espontáneo, pero si nos relacionamos con otros sin intención y propósito, es probable que sirvamos como una distracción para todas las partes. Si dejamos de interferir con y en nuestros equipos solo porque no entendemos cómo usar nuestro tiempo sabiamente. Si logramos hacerlo, terminaremos por convertirnos en una molestia conocida por no respetar a los demás, esta situación podríamos decir que sinceramente no es liderazgo ni es nada, simplemente y llanamente nos convertimos en una distracción más de las muchas que se pueden dar y suceder en cualquier momento.

Algo que podemos darnos cuenta de que las personas que se auto exigen más, que son más duras con ellas mismos de lo que nadie más podría ser. De hecho, ocurre tantas veces, que los mejores líderes se autoevalúan constantemente y son implacables en estar desafiándose a sí mismos de forma continuada. Disfrutan mucho de su soledad, de sus espacios en blanco, porque nos da y nos permite la capacidad de estar a solas con nuestros pensamientos e ideas, desafiar nuestra propia lógica, refinar nuestras teorías y probar los límites de nuestro intelecto, provocando muchas veces que surja nuestra creatividad. Es durante estos momentos de tranquilidad que las personas deseamos ser honestos con nosotros mismos, para podernos examinar nuestros propios defectos y debilidades, nuestras deficiencias y nuestras eficacias, nuestro auto liderazgo. Siempre intentamos, en la medida de nuestras capacidades y herramientas que nos permita buscar nuevas formas de lidiar con los viejos problemas, las mismas piedras, con las que nos tropezamos cada vez, como seres humanos que somos “errar es de humanos, más tropezar con la misma piedra una y otra vez”.

Quizás la cosa más poderosa sobre la creación de espacios en blanco es que se nos presenta delante nuestras nuevas oportunidades para que ayudemos a otras personas a participar, aumentando así el nivel de nuestras y sus contribuciones.

Cuando los líderes retroceden y resisten la tentación de hacer todo ellos solos, nuestro equipo, nuestra organización se fortalece. Cuando los líderes se sienten cómodos sin estar siempre intentando hacer cosas, florece y aumenta la productividad. Si creamos espacios en blanco provocamos que todo que hagamos sea más productivo de forma colectiva e individual, o si aprovecha el espacio en blanco para crear profundidades y escalar con acciones más planificadas y operativas, quizás nos convenga que tengamos más espacios en blanco que dejemos de no tenerlos.

¿Seguimos “Liquando Pensamientos (Licuar en forma “Liquida” los pensamientos)”?

“No hay ninguna persona en el mundo que no sea capaz de hacer más de lo que cree que puede”.  – Henry Ford

Podemos contactar  aquí o en LinkedIn.

Gracias por leer,  por compartir.

By  Ricard Lloria  @Rlloria

Photo Credit: Blue beach en pixabay by kirildobrev

Photo Credit: Sport Figure en pixabay by rauschenberger

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.