El arte de curar contenidos en la era digital, para organizaciones y comunidades parte I

Foto hombre mirando la montaña por Luo Lei en 625155 unsplash - c

El arte de curar contenidos en la era digital, para organizaciones y comunidades parte I, capturando artículos en el mundo de la información y conocimientos.

“Si te preguntas si tendrás buena cosecha, pregúntate mejor si abonaste bien el campo”.

Proverbio chino

¿Dónde guardamos las cosas? ¿Dónde podríamos guardar los artículos interesantes? ¿Dónde podemos guardar el conocimiento y aprendizaje que leemos, compartimos o aportamos?

Este año hablamos que van aparecer nuevos puestos de trabajo, aún por crear dentro de las organizaciones, como pueden ser “Chief Officer Learning”,  “learning advisor o  el “Content Curator” , al igual que crear entornos ágiles y una cultura ágil con las 6 C´s, todo ello para que nos ayude a poder tener los beneficios del aprendizaje colaborativo en los entornos de trabajo, si definimos las estrategias dentro de la empresa, como la mejora de los procesos y a la vez cuidamos las relaciones, mantenemos nuestros contactos, proveedores y colaboradores, todo para que podamos a la vez encontrar lo que el talento senior y la industria 4.0 aún nos pueden dar, podremos ver en su conjunto un sinfín de posibilidades que estos siguientes post intentaremos ir desgranando.

Cuando empezamos, éramos unos pocos miles repartidos por todo el mundo, eso sí, en el mercado de centro y norte americano ya la figura del curador de contenidos ya tenía su importancia, como persona esencial dentro de la organización, dado que según el curador, este podía dar muchos impactos de visita a los artículos, creando una fuente inagotable de entrada de tráfico en web, pensemos que en esa zona por click se paga dinero a la web original, incluso a los bloggers, de allí que muchos vivan de escribir, “otro mundo”.

¿Pero quién es el curador de contenidos o “Content Curator”?

Según Wikipedia:

Etimológicamente, la palabra “curador” procede del latín curator -oris1​. En inglés, el término se define como “cuidador de” y en dicho sentido se utiliza en América, referente al comisario de exposiciones que se conoce en España como curador de Exposiciones. De hecho, es en los museos dónde encontramos el origen de la actividad de curación ejercida por un comisario artístico.

En el diccionario de la Real Academia Española, el curador o curadora es quien tiene cuidado de algo, quien cura, o la persona nombrada para cuidar de los bienes o negocios de un menor o de quien no puede administrarlos por sí.

Curación de contenidos es pues un anglosajismo adoptado en castellano para nombrar el anglicismo “content curation“. Fue acuñado originariamente por profesionales del mundo del marketing y actualmente ha trascendido a todo tipo de ámbitos públicos o privados. Responde a la necesidad de las empresas y organizaciones, de los profesionales, estudiosos y de los propios ciudadanos, de localizar, filtrar, modificar y distribuir, de forma segmentada, parte de la ingente cantidad de contenidos que se generan en Internet. El término hace referencia, por tanto, a la actividad que consiste en definir la temática que va a centrar nuestra búsqueda de información, localizar en las redes la más relevante y de interés respecto a la materia de que se trate, filtrarla, organizar y clasificar los datos filtrados, añadir valor, difundir y medir los resultados obtenidos entre la audiencia a la que van destinados

El “content curator” es aquella persona, que esperemos que un futuro podamos decir que es un “profesional” que selecciona el contenido más relevante y valioso de cada temática, investiga y recopila la información que existe a diario en Internet.

La curación de contenidos,  es más que un hobby, es a la vez profesión y vocación, alguien necesitará y necesita filtrar, seleccionar, para organizar esa masa de información para poder rescatar lo valioso sobre los diferentes temas o para  poder informar hacía un público en particular.

La curación de contenidos se trata de capturar esas “ideas”, “pensamientos”, “comentarios”, “estudios”, “informes”, “datos”, “artículos”, para poder agregar la interpretación “experta” y la comprensión de los mismos o mismas, ya que nos  relacionarán con el trabajo en cuestión o la oportunidad de negocio que hay que resolver. Esta curación de contenidos nos centralizará o nos permitirán centralizarnos en una ubicación o un sistema para  y dentro de la organización.

El curador de contenidos o content curator será, lo decimos en presente, por la figura cómo tal aún no existe en nuestro país, un profesional que podrá contar con una serie de habilidades para poder desempeñar las funciones definidas en el puesto de trabajo dentro de las organizaciones, entre las que podemos destacar:

  • Tener las competencias en gestión de la información, es decir, tener las habilidades de búsqueda e identificación de fuentes relevantes y organización de grandes cantidades de información, estas sólo las podremos adquirir con muchas horas de lectura. (a lo largo de más de 4 años, casi ya 5, que curando contenidos en mi Scoop It y otras plataformas, los 365 días al año, una media que ha ido oscilando de forma personal entre 2- 6 horas de lecturas diarias (una totalidad aproximada que puede oscilar entre las 2920 horas en caso de ser 2 horas hasta llegar a las 8760 horas, en caso de 6), sin incluir las horas de lectura en libros, o las horas aproximadas destinadas al blog en caso de tener, en nuestro caso, los años 2015 y 2016 dediqué 1800 horas aproximadas en total, actualmente estas horas ya se han superado las 2500 horas en el propio blog, el cual de por si también es otra fuente de curación por la cantidad de referencias en la bibliografía que intento detallar al final de los post del mismo.)
  • Tener unas competencias en comunicación, es decir que sepamos trasladar los contenidos a un público determinado, dentro y fuera de la organización.

  • Tener un amplio conocimiento de las diferentes temáticas o ámbitos específicos a curar, según las estructuras organizacionales o de tamaños de las propias, estos los podremos ampliar a un grupo técnico de curadores que deberán conocer bien el tema sobre el que haremos la curación, aquí podría entrar la figura del “Content Curator Manager”.

  • Tener conocimientos de la web y social media: conocer y estar actualizado sobre los diferentes productos, servicios que se encuentran disponibles en la web y las redes sociales.

  • Tener la capacidad de conocer las mejores formas de compartir todos los contenidos nuevos con nuestra comunidad.

  • Tener una gran capacidad de organizar toda esta información y  generar nuevos contenidos con valor añadido, para seguir creciendo en el aprendizaje individual y colectivo.

Foto de hombre mirando la ciudad por James Connolly 376510 en unsplash - c

El origen de la expresión “content curation” se suele situar en 2009, en el Manifesto del  “Content Curator de Rohit Barghava de 30 septiembre del 2009” nos dice que:

En un futuro cercano, los expertos predicen que el contenido en la web se duplicará cada 72 horas. El análisis detallado de un algoritmo no será suficiente para encontrar lo que estamos buscando. Para satisfacer el apetito de la gente por un gran contenido sobre cualquier tema imaginable, habrá una necesidad de una nueva categoría de trabajo individual en línea. Alguien cuyo trabajo no es crear más contenido, sino darle sentido al contenido que otros están creando. Para encontrar el contenido mejor y más relevante y presentarlo. Las personas que elijan asumir este rol se conocerán como Curadores de Contenido. El futuro de la web social será impulsado por estos Curadores de contenido, quienes se encargarán de recopilar y compartir el mejor contenido en línea para que otros lo consuman y asuman el rol de editores ciudadanos, publicando compilaciones de contenido altamente valiosas creadas por otros. Con el tiempo, estos conservadores aportarán más utilidad y orden a la red social. Al hacerlo, ayudarán a agregar una voz y un punto de vista a las organizaciones y empresas que pueden conectarse con los clientes, creando un diálogo completamente nuevo basado en contenido valioso en lugar de solo mensajes de marketing creados por la marca.”

El cual lo suscribo y lo firmo después de 9 años de haber sido escrito este manifesto.

Me gustaría que pudiéramos entre todos, desde la perspectiva humilde de nuestro aprendizaje, el crear un nuevo manifestó del “Content Curator” basado en el anterior, por todo ello intentamos crear un Manifesto del “Content Curator o Curador de Contenidos del 2018”, el cual lo podríamos empezar así:

Manifesto del “Content Curator o Curador de Contenidos del 2018

Apoyaremos a la divulgación de contenidos para fomentar el pensamiento analítico, crítico o sistémico.

Ayudaremos a la comunidad a ser más proactivos para habilitar nuestra formación.

Ayudaremos a apoyar la conexión entre los miembros del equipo.

Provocaremos el cambio, en el proceso tradicional de revisión de desempeño anual que supone que los objetivos se cumplan principalmente a nivel individual y a su vez en todo el colectivo.

Nos enfocaremos en la construcción de la efectividad del equipo dinámico versus a una  construcción de conocimiento y habilidades individuales, todo ello para sumar en la totalidad de la colectividad.

Premiaremos las contribuciones de los “expertos” para la resolución de diferentes situaciones, problemáticas, conflictos, eventualidades del equipo para que podamos llegar a ser  asuntos críticos dentro de toda la organización o negocios en general.

Filtraremos, seleccionaremos, para organizar toda la masa de información para poder rescatar lo valioso sobre los diferentes temas o para  poder informar hacía un público en particular, para todo el colectivo, para toda la organización y comunidad.

Ayudaremos a encontrar el contenido mejor y más relevante y presentarlo, divulgarlo a toda la comunidad para que todos aprendamos en nuestro conjunto.

Ayudaremos a agregar una voz y un punto de vista a las organizaciones y empresas que pueden conectarse con los clientes internos y externos, creando un diálogo completamente nuevo basado en contenido valioso en lugar de solo mensajes de marketing creados por la propia organización, empresa, marca etc.

Tenemos el compromiso como “content curator” y curadores de contenido, con la calidad y la verificación de los contenidos que compartimos y compartiremos con nuestras comunidades, organización, seguidores.

Estamos en contra de la manipulación de la información, por ello la seleccionamos.

Estos dos últimos puntos, gracias a Javier Guallar, que los ha compartido en Twitter.

El pasado día 3 de marzo, día especial para mí, tuve una punta en la curación de contenidos que hasta ahora no había logrado nunca, voy poniendo artículos que leo para compartirlos en la red, hasta la fecha ha tenido más de 206,8K de visitas también, para dar esto en números cada página son 25 artículos, es decir una sola visita puede leer los 25 artículos entrando de visita en un sólo click. (4.465.000 visitas en todos los blogs curados más o menos de impacto) con un solo visitante.

Screenshot-2018-3-3 Community Scoop it(2)Screenshot-2018-3-3 Community Scoop it

Si extrapolamos la foto con el número de visitas total más de 210K en Scoop It, más curaciones que había realizado en otras plataformas como Pearltrees, Paper.Li, Pinterest etc. y lo multiplicamos por el número facilitado de impacto por una sola persona, la multiplicación se dispara a un resultado desorbitante.

La figura del bibliotecario en las organizaciones como el responsable de la documentación poco a poco tenderá a desaparecer. Con conceptos como con el de “content curator” se incluye dentro de estos dos lugares. Un documentalista ya es por sí un seleccionador de contenidos, el matiz es que en el trabajo cotidiano pone a disposición a terceros su elección, pero el concepto de “content curator” va más allá. Una vez realizamos nuestra selección, el paso siguiente es dar difusión de estos contenidos ya sea dentro de las organizaciones o por internet, es decir, compartir conocimiento al abasto o a la mano de todo mundo.

Dentro de la organización, el content curator o curador de contenidos, puede ofrecer un sinfín de opciones, las cuales se pueden ir definiendo según lo que la organización o partes de la organización necesitan aprender para poder tener en cualquier momento la información o temas relacionados con lo que realmente interesa a cada persona de la misma.

Las ventajas que nos pueden aportar el tener la figura del “content curator” pueden ser variadas, en cuanto a una estrategia organizacional, según el departamento que queramos usarlo, por ejemplo en el departamento de marketing o comercial, incluso en el I+D+I, por ejemplo:

  • Puede ser una técnica muy buena para que encontremos nuevas ideas, para que nos ayude a crear nuestros contenidos.
  • Nos ayudará a mejorar el posicionamiento web, a través de contenidos de calidad que compartamos en la red, tanto nuestros como de los demás.
  • Nos ayudará a dar visibilidad a nuestra organización, empresa, colectivo, comunidad, nuestra marca (incluso la personal).
  • Nos ayudará a aumentar el número de nuestra comunidad.
  • Nos ayudará a disminuir la “infoxicación” (intoxicación de información).
  • Nos ayudará a mejorar la imagen y reputación online de nuestra organización, empresa, colectivo, comunidad incluso nuestra marca.

Desde la creación de contenido hasta la Curación de contenido: La importancia de la curación de contenidos, después de destacar algunos de los  beneficios y desafíos que la curación nos puede traer.  Podemos comenzar haciendo las siguientes preguntas: “Suponiendo que las personas puedan encontrar el contenido, la pregunta es, ¿Nos puede ser beneficiosa la búsqueda? ¿Qué  contenido nos vale la pena?

Posibles 10 problemas que podríamos sugerir que podemos descartar al curar nuestro contenido:

Que nos encontremos que el contenido es incorrecto; en primer lugar, nunca habría de  haber sido publicado, o quizás se pueda volver incorrecto, por lo que podríamos actualizarlo o incluso, eliminarlo.

El contenido que encontremos sea poco auténtico o poco correcto, por decir que sea poco relevante para los usuarios o el trabajo que realizamos.

Que detectemos que el creador del contenido sea poco confiable; las credenciales o experiencia de la (s) persona (s) que crearon el contenido son cuestionadas, denominados en la red como los “vende humos” o personas de hacerse “expertos” de cualquier tema que esté de moda con tal de ofrecer a las organizaciones.

Que nos encontremos que el contenido esté incompleto; que le falta mucha información, por lo que el contenido pueda ser bastante inútil sin información adicional.

Que nos encontremos que haya demasiado contenido; la sobrecarga de información crea confusión en nuestra comunidad o usuario y agotamiento mental, lo que provoque que dificultemos encontrar lo realmente es útil.

Que nos encontremos que el contenido es parcial; refleja el punto de vista del autor o creador de una manera que sea poco apropiada para el uso designado del mismo contenido.

Que nos encontremos que el contenido es de baja prioridad o valor; la utilidad general del contenido lo podamos cuestionar.

Que nos encontremos que el contenido sea doloroso de leer o de aprender; el diseño, el formato, el estilo de escritura, etc., que el propio contenido  coincida poco con las necesidades de nuestra comunidad o usuarios.

Que nos encontremos que el contenido entre en conflicto con otro contenido; nos será difícil saber qué contenido es el correcto y cual es posiblemente el incorrecto.

Que nos encontremos que el contenido haya expirado; si el contenido está desactualizado o lo podemos reemplazar, puede que  sea poco prudente mantener o revisar la versión actual (este tema, es el que actualmente me encontrado al estar revisando más de 4000 páginas de 25 artículos por página, la cual estamos realizando limpieza en la curación de Scoop It, un trabajo doble y laborioso).

Content curator, Intermediario del conocimiento: nueva profesión para la web 3.0 por Dolors Reig

Dolors Reigs nos dice que: “Sería repetitivo decir hoy que el conocimiento ya no es poder, que es el acceso al mismo, que son las competencias asociadas a la recuperación y gestión creativa del mismo las que nos empoderan. Nuevas necesidades para Organizaciones

Tendencia a la personalización, necesidad de recibir la información adecuada (más relevante) en cada momento y para cada situación son necesidades nuevas para la empresa – organización que quiere mantenerse inteligente. No se trata, en este caso, de filtrar lo que es o no relevante con la intención de aliviar la sensación de caos subjetivo, sino de seguir siendo competitivos en una sociedad global, cada vez más compleja, cambiante y dependiente del conocimiento.

Leeremos sobre herramientas, métodos para definir estos “Universos profesionales seguros de conocimiento” (trabajo en algunas interesantes iniciativas al respecto que comentaremos), adaptaciones de la idea, la metodología de los PLE (Entornos Personales de Aprendizaje), los PLN (Redes Personales de Aprendizaje), más allá de la educación, a la gestión del conocimiento en organizaciones.”

Continuará… en la segunda parte. El arte de curar contenidos en la era digital parte II, capturando conocimiento en la organización.

“La inteligencia es la habilidad de adaptarse al cambio”.
Stephen Hawking

 

 

¿Hablamos? Podemos contactar  aquí o en LinkedIn.

Gracias por leer,  por compartir.

Seguimos aportando.

By  Ricard Lloria  @Rlloria

Bibliografía: Content Curator de Rohit Barghava de 30 septiembre del 2009 , Content curator, Intermediario del conocimiento: nueva profesión para la web 3.0 por Dolors Reig , Wikipedia Curación de contenidos, Valenza, J. K., Boyer, B. L., & Curtis, D. (2014). Curation outside the library world. Library Technology Reports, 50, 51., Data Curation

Análisis de 2014 de McKinsey and Co

El futuro del trabajo de Deloitte de 2017

El artículo de Ramón Archanco “El embudo de información: Técnica clave de curación de contenidos

Photo Credit  by Luo Lei on Unsplash

Photo Credit  by James Connolly on Unsplash

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.

 

 

 

 

 

Anuncios

3 comentarios en “El arte de curar contenidos en la era digital, para organizaciones y comunidades parte I”

    1. Muchas gracias por el comentario Tino, por tus palabras y felicitación, me alegra que te haya gustado y que seamos cada vez más los que nos gusta ir haciendo esta labor, para que en un futuro sea una profesión real.

      Un fuerte abrazo.

      Ricard

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.