Mindfulness, hábito zen y nuestra satisfacción en el trabajo.

Avión by ph. Annie Spratt - c

“Todo el mundo te va a lastimar solo debes encontrar por quien vale la pena sufrir.”

Bob Marley

¿Cómo hablar sobre un enfoque integral de la salud y la aptitud, sin mencionar el entrenamiento de la mente?

Todos podríamos estar de acuerdo en que la actividad física regular y la alimentación saludable son buenas para mantener y optimizar nuestra salud. Por lo que nos parece normal practicar jogging o entrenamiento físico para sentirnos bien. ¿Pero qué hay de entrenar nuestra mente? ¿Cuánto debemos dedicar un momento a este tipo de trabajo?

Hace un tiempo explicábamos la importancia de las artes marciales y el liderazgo, en el intentábamos explicar la importancia de este tipo de aprendizaje y deporte, he de reconocer, que estuve más de 20 años entrenando físicamente, pero un buen día lo dejé, llegué a la conclusión que necesitaba también entrenar otro músculo, el de la mente, todo lo que había aprendido durante horas de entrenamiento era extrapolable al entrenamiento mental, si hacía 4 días a la semana entre 2-3 horas diarias, de ejercicio físico , combinado con artes marciales, siguiendo unas pautas, unas ejercicios diferentes cada día para entrenar todo el cuerpo, ¿por qué la mente iba a ser diferente?

El azar, la vida, hizo que entrara en las redes sociales, no por convicción si no por necesidad, no tenía ningún perfil abierto, bueno si, uno, el de Facebook, pero más que más porqué cuando lo abrí vivía en el extranjero y era  una forma que mis familiares y amigos, pudieran saber de mí, el cual terminé aburriendo, le llamaba el “caralibro”, incluso, muchas veces les decía a la gente más próxima, ¿por qué gastar tiempo en esta red?, finalmente todo explosionó en el 2012, entré de nuevo en la misma red, abrí diferentes cuentas en diferentes redes, Twitter y LinkedIn, el cual no lo tenía abierto dado que no quería ser encontrado, más tarde abrí la curación de contenidos y el blog, en el cual ya hemos ido hablando del mismo durante tiempo.

El trabajo también la última experiencia laboral al ser más física que psíquica, me hacía replantearme todo, es decir tenía más físico que mental, por lo que iba a pasar las pautas y tareas de entrenamiento físico a mental, es decir la “rutina del gimnasio aplicada a la rutina del entrenamiento mental”.

A lo largo de estos 4 años, que llevo haciendo esta función, es otra forma de entrenamiento mental y de aprendizaje, los 365 días al año, una media que ha ido oscilando de forma personal entre 2- 6 horas de lecturas diarias (una totalidad aproximada que puede oscilar entre las 2920 horas en caso de ser 2 horas hasta llegar a las 8760 horas), sin incluir las horas de lectura en libros, o las horas aproximadas destinadas al blog en caso de tener, en nuestro caso, los años 2015 y 2016 dediqué 1800 horas aproximadas en total, lo explicamos en  el artículo que hablamos sobre el Chief Learning Officer o Learning Advisor, ahora ya son muchas más horas de vuelo y de entrenamiento.

Cada persona somos diferentes, es por ello que nuestro entrenamiento dependerá de nosotros mismos, de nuestro tiempo etc. Simplemente os he querido compartir cómo lo hemos estado haciendo estos años que nos hemos acompañado en las redes sociales.

Para que podamos seguir sumando ese  1% con que nos gusta cada día hacer, compartir, con la filosofía, valores, desde la creación del blog, más la experiencia, emociones, sensaciones. Cosas que podemos aplicar tanto en nuestras vidas, como en el trabajo, en casa, en cualquier lugar quería darle otra vuelta a todo. Tiempo atrás os hable del Zen en el trabajo, reflexionamos y profundizamos más en el hábito Zen, respirando nuestro momento.

En el artículo que compartíamos el año pasado: “Varias llaves para hacer nuestros rasgos de creatividad, genialidad e innovación” ya abordamos diferentes aspectos, rasgos, para poder seguir adelante, a veces no encontramos que también son esenciales diferentes claves para hacer que nuestro trabajo sea satisfactorio.

La conexión entre el esfuerzo, la recompensa que damos y que recibimos, en el esfuerzo que requerimos y gastamos para terminar el trabajo nos proporcionan la recompensa por igual ¿o tenemos un mal equilibrio en ello? A menudo tenemos sólo estos dos primeros elementos, la autonomía y la complejidad, es suficiente para hacer la recompensa de nuestro esfuerzo a la hora de cobrar o pagar.

HALF DOME / STATUS POST FIRE

Recordé las 3 cosas que aprendí una vez, que podríamos tener en nuestro lugar, para garantizarnos la satisfacción con el trabajo que realizamos, sea cual sea, este va acorde entre nuestro cuerpo y mente, el propio trabajo puede ser cualquier acción que llevemos acabo de forma voluntaria o involuntaria o por obligación.

Para que cualquier trabajo o tarea sea satisfactoria, necesitamos poder conocer estas tres cualidades:

1. Nuestra autonomía: ¿podemos completar el trabajo de forma independiente sin consultar constantemente con otras personas, figuras de autoridad, socios u otras organizaciones, entidades?

2. Nuestra complejidad: ¿el trabajo estira nuestro músculo mental y nos mantiene mentalmente comprometidos?

3. Nuestra conexión entre el esfuerzo y la recompensa: en el esfuerzo que realizamos para completar el trabajo, nos proporciona la misma recompensa. A menudo tenemos esos primeros dos elementos, la autonomía y la complejidad son suficientes para que la recompensa de nuestro esfuerzo nos de los frutos. Pero a veces estos frutos son poco o distan con los deseados.

El trabajo que cumple estos tres requisitos puede ser verdaderamente significativo para todos nosotros.

“Averigua quién eres y sé esa persona. Eso es por lo que tu alma ha sido puesta en la Tierra. Encuentra esa verdad, vive esa verdad y todo lo demás vendrá”.
Ellen DeGeneres

Si podemos hacer estos controles a menudo cuando miramos nuestro trabajo y cuando trabajamos en un grupo. Podríamos preguntarnos si la tarea que está asignada correctamente y será significativa para nosotros o para las personas asignadas para completar estas tareas. Este control nos ayudará a obtener lo mejor de nosotros y de las personas que nos rodean.

En nuestra humilde opinión, somos muy pocos… a esta conclusión llegué, cuando empecé a pensar en dejar el blog por un buen tiempo, pero lo seguí haciendo crecer, pero muchas veces pienso ¿nos ayuda o ayudamos a alguien, cuando lo hacemos?

¿Por qué entrenamos nuestra mente? ¿Cómo entrenamos nuestra mente?

Cuando conectamos nuestro piloto automático:

¿Alguna vez nos hemos preguntado que si ya llegamos? después de conducir. Ni siquiera ¿nos dimos cuenta del viaje?

De hecho, tendemos en los actos cotidianos de la vida cotidiana para ponernos en modo “piloto automático” y no ser conscientes de lo que hacemos con consecuencias que a veces pueden ser graves errores.

También podemos hacer esta misma pregunta en el momento de las comidas, donde a la hora de comer se convierte para nosotros en un acto automático, parasitado por nuestros pensamientos, nuestras ansiedades o por la propia televisión de fondo.

Este modo de operación puede ser beneficioso, ya que estos automatismos a veces se pueden utilizar para sacarnos de ciertas situaciones que nos preocupan pero es desaconsejable que sean sistemáticas, dado que podemos caer en diferentes problemáticas o errores enormes en su calibración.

¿Mindfulness? WTF (What the fuck?)

La atención plena ha cambiado nuestras vidas, así que podríamos compartir nuestras experiencias entre nosotros.

Una frase que siempre uso es que “Cuando entreno, entreno”. Muchos años después, al leer textos de maestros budistas, de textos de meditación, sobre lo que enseñan del mindfulness, leo a menudo la siguiente frase: “cuando respiro, sé que estoy respirando”.

Luego nos podríamos preguntar si obtenemos resultados en nuestras acciones, dado que si hacemos las cosas con plena conciencia, es decir con mucha atención. Entonces, ¿por qué no aplicarlo diariamente para obtener resultados en nuestras vidas cotidianas?

La neurociencia ha demostrado muchos beneficios para la práctica de la atención plena, especialmente en la plasticidad del cerebro. Campos de aplicación de la atención plena podríamos encontrar los siguientes beneficios:

Reducción del dolor físico que podamos tener.

La lucha contra la ansiedad que podamos tener en ciertos momentos.

Estar mejor, al poder dormir bien. (Esencial hoy en día)

Mejor calidad de nuestras vidas

Reducción de  posibles trastornos obsesivos compulsivos

Adicciones etc.

En lo que a nosotros respecta, desde la perspectiva de la salud y la aptitud general, la práctica de la atención plena tiene su lugar. Por ejemplo, la práctica de la atención plena del cuerpo nos ayudará mejor aceptarlo, por ejemplo, si hacemos un ejercicio en plena consciencia de respiración, habrá un momento que notaremos cómo el aire nos entra dentro y sale expulsado durante la respiración, entrando por unos momentos dentro de nosotros mimos, si este ejercicio lo hacemos de forma continuada, nos ayudará a canalizar nuestras energías que tenemos dentro de nosotros, esto nos permitirá irnos conociendo, es un ejercicio que nos mantendrá de forma plena, pero también es un ejercicio que se necesita mucha constancia, atención y concentración, nos ayudará a poner la mente en estado de blanquearla, es decir en blanco, sin afectaciones en la misma. Por lo tanto, la práctica regular de la atención plena reducirá la hiperactividad emocional que nos afectará automáticamente la forma en que vivimos y, por lo tanto,  puede mejorar nuestra salud.

De vez en cuando, a menudo o cuando podamos si podemos hacer este tipo de ejercicio, nos puede ayudar de forma emocional, para así estar fuertes, es otro tipo de entrenamiento de mente. Al final, todo ayuda y todo nos ayuda.

“Nunca interrumpas a alguien haciendo algo que tu dijiste que no se podía hacer.”
Amelia Earhart

Gracias por leer,  por compartir, por acompañarme estos años.

By  Ricard Lloria  @Rlloria

Photo credit: Magdeleine by ph. Annie Spratt and ph. Brendan Lynch

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.

Anuncios

2 comentarios en “Mindfulness, hábito zen y nuestra satisfacción en el trabajo.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s