¿Y si inculcamos la creatividad en los demás?

lanz classic tractor by Juergen Bamberg

 “No hay nada nuevo bajo el sol, pero cuantas cosas viejas hay que no conocemos”. – Ambrose Bierce

Si nosotros queremos empujar a los demás, amigos, miembros del equipo, niños, estudiantes, a ser más creativos, hay cosas sencillas que podemos hacer.

A lo largo de estos tres años del blog, hemos ido recorriendo de par en par, descubriendo pensamientos, situaciones, incluso hemos visto que cuando estamos aburridos podemos tener creatividad.

Es aquí cuando hemos empezado a intentar crear algo desde el punto 0, os comenté 7 principios para fomentar ideas, pero al igual que decimos 7 hubiéramos podido decir muchos más, sólo con ser un poco más creativos, intentado crear ideas dentro de los grupos, dentro de nosotros mismos.

Esto me llevo no hace mucho a rescatar un video TED, que nos invoca a la reflexión, a hacernos preguntas, las cuales no tienen respuesta, en este punto nuestro conocimiento y creatividad nos va ayudar.

Vamos abrazar nuestra creatividad.

Lancemos preguntas hacía los demás, lancemos preguntas hacía nosotros.

Lo mejor que podemos hacer es preguntar mucho. En particular, hagamos preguntas abiertas (preguntas que requieren más que un “sí” o “no” como respuesta). Al responder preguntas haremos que los demás piensen, especialmente si creemos que estamos realmente interesados en conocer nuestras respuestas. Por lo tanto, también hay que reconocer las respuestas que nos puedan dar o podamos obtener.

“¿Por qué” y “¿Por qué pensamos …” estas preguntas son particularmente poderosas y esto es doblemente cierto si la pregunta a la que nos referimos a un problema para el que estamos buscando ideas creativas. Ejemplos “¿Por qué creemos que las ventas de nuestro nuevo producto o servicio son tan pobres?” “¿Por qué creemos que la gente no recicla la basura en según qué sitios?” Estas preguntas  nos obligan a usar nuestra imaginación para comprender un problema, a veces desde la perspectiva de otras personas puede ser muy bueno para nuestro pensamiento creativo.

Seamos provocadores

El gusto por la provocación en la gente. Provocar pero sin ofender  ni faltar al respeto  a nadie, ya que entonces no es un provoque. Simplemente es una ofensa. Pero si provocamos a las personas que nos rodena, esto nos obligará a cuestionar los  problemas, los supuestos, cuestionar el status quo, de esta forma consideraremos las alternativas. Por ejemplo, si nosotros estamos hablando con un grupo de médicos  de medicina general, podríamos preguntar, “¿Crees que la tecnología está llegando al punto en el que, en unos poco años, los robots y los ordenadores serán capaces de realizar un trabajo médico más rutinario?” Con las personas que trabajan en el sector financiero, les podríamos sugerir, “una vez que los sistemas de pago de telefonía móvil se estandaricen, ¿Se dará dinero en efectivo?, ¿las tarjetas de débito y tarjetas de crédito quedarán obsoletas?”

Por supuesto, tendremos  cuidado aquí. A veces hay una línea muy fina entre que provoquemos a un grupo de personas y  a pasar a ofenderlos. Hay barreras que vamos a establecer a la hora de provocar, sabemos que cuando hablamos de ciertos temas, nos pueden acarrear a discusiones, y ese es el momento que cuando un debate pasa a una discusión es porqué alguna de las partes se ha sentido atacada u ofendida.

EL REFUERZO POSITIVO

Si somos demasiado críticos con las otras personas, especialmente las personas que nos puedan ver como una especie de autoridad (los alumnos a un profesor, los niños a un padre, los miembros de un equipo a un jefe), entonces esas personas tienden a cambiar su comportamiento hacia nosotros. Es cuando los comportamientos se darán en las personas y en los equipos para que estos planeen sus acciones a la hora de evitar la crítica. Esto por lo general es el resultado en un comportamiento prudente y reservado. Las personas no queremos tomar riesgos para que nos puedan criticar, o compartir el pensamiento que podría ser reprimido. Hacer críticas, nos encontramos que para muchos es muy fácil de hacer, sobre todo cuando son personas que quieren hacer críticas “destructivas”, en el mundo on-line, les llamamos “Trolls”, pero estas personas fuera de este mundo también existen, son personas tóxicas, quejándose todo el día, criticando a todos los demás, menos a su propio ombligo. Sin embargo, ser cautelosos con nuestro pensamiento, es mantener con eficacia nuestra creatividad. También, si las criticas son constructivas, podemos llevar a cabo un reaprendizaje, salir fortalecidos, aunque en un principio parezca una crítica que nos pueda incluso hacernos sentirnos mal, cuando reaccionamos, escuchamos, y vemos que no es destructiva, sino positiva, es decir constructiva, es cuando empezamos a crear de nuevo. Por otro lado, si felicitamos regularmente a las personas y damos un refuerzo positivo, entonces  provocaremos que las mismas personas empiecen a actuar, sean receptivos  para recibir elogios. Esta situación anime de forma más probable a probar cosas nuevas, a compartir ideas nuevas, y en el fondo nos estimule a todos.

Reflecting by Dave Meier

Esto no quiere decir que nunca criticaremos o que siempre estaremos felicitando, alabando, elogiando,  cuando no se ha hecho nada. Por el contrario, si criticamos de forma justificada y de forma constructiva. Provocará que nuestros cumplidos estén más valorados. Más importante aún, si a la hora de formular críticas, lo trasladamos en algo más positivo, como una sugerencia. Por ejemplo, en lugar de decirle a una persona, ” que la presentación de PowerPoint no es convincente, o que está mal realizada. Inténtalo de nuevo, o vuélvelo a hacer de nuevo “, decimos, “Eso es un buen comienzo, pero necesitamos algo realmente convincente para ganar a nuestro cliente. ¿Podríamos tratar de hacerlo más convincente? “¿Podemos ver y sentir la diferencia?”

CUANDO PONEMOS RETOS EN LAS PERSONAS

Cuando tenemos que criticar, o positivamente reforzar personas, a veces añadiendo un reto puede empujar a la gente a pensar en la solución de los problemas con nuevas ideas, que es esencialmente en lo que se trata  la creatividad. Para un niño, “Ha perdido su pase de autobús tres veces este mes. ¿Qué podemos hacer para evitar que esto suceda en el futuro? “.  Para un miembro del equipo que le ocurre tres veces el mismo error ¿Qué podemos hacer para evitar que esto suceda en el futuro?

INSPIRAMOS A LOS DEMÁS

La inspiración como fuente de combustible para la creatividad como pocas otras cosas. A veces nos podemos inspirar a través de  las personas a partir de sus propias acciones, al igual que podemos ser nosotros quienes inspiremos a los demás a partir de nuestras acciones. Sin embargo, encontramos otras fuentes de inspiración. Ejemplos son si introducimos a los niños a los libro, a conocer los autores que nos han inspirado. Llevarlos a los museos de arte, teatro y otros lugares culturales. Pero no sólo llevarlos. Muchos niños pequeños se aburren en un museo de arte. Incluso si les hablamos de las pinturas. Si esto ocurre con los niños, cómo no va a ocurrir con las personas de mayor edad. Por ejemplo, pidamos a un niño muy pequeño lo que ve en un cuadro o cómo cree que se siente al observar la escultura, su respuesta puede ser desde negativa, hasta la más delirante llena de creatividad. Eso ocurre al igual con las personas de mayor edad que si no sienten o no observan, nunca florecerá la creatividad.

 Con los miembros del equipo, también podemos hacer o crear, proponer eventos sea del tipo que sea, que los pueda hacer crecer. Compartir artículos que nos han inspirado, sugerir buenos libros, películas o música. Cuando alguien de nuestro equipo ha hecho algo increíble, lo compartimos para que todos podamos estar inspirados.  El éxito no es de una sola persona sino de todo un equipo, sin él, el éxito de una sola persona no sería posible, dado que detrás hay un esfuerzo permanente de apoyo, colaboración, empuje y decisión. Fomentemos las ideas dentro de las organizaciones, equipos o empresas.

Estaremos a gusto con nuestra creatividad 

Cuando alguien de nosotros compartimos una idea con la que nos sentimos bien, encantados, a gusto con ella, incluso si tenemos dudas sobre la veracidad de la propia idea. Deleitémonos incluso con las pequeñas ideas. Deleitémonos con el pensamiento creativo. Siempre podemos revisar y mejorar la idea real antes de su aplicación. Pero si nos encontramos a gusto con todo lo que se genera en el momento que nos sentimos creativos, las personas que estén en nuestros grupos o alrededor nuestro, también se sentirán creativos a nuestro lado.

 “Lo que limita a una persona es lo que ésta cree pese a que no exista fundamento alguno para su creencia.” – William F. Bohan

Gracias por leerme, por difundir, por disfrutar, y sobre todo que te haya ayudado.

Seguiré escribiendo, y aportando.

Ricard Lloria by @Rlloria

Photo credit: Picography. combyJuergen Bamberg

Photo credit: Picography. com by Dave Meier

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.

2 pensamientos en “¿Y si inculcamos la creatividad en los demás?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s