Liderar el tiempo, para obtener más, con menos tiempo para no estar tan ocupados.

bosque verdoso

“Un niño no tiene problema en creer lo increíble, tampoco el genio o el loco. Somos el resto, quienes con nuestros grandes cerebros y nuestros pequeños corazones, dudamos, repensamos y no avanzamos”. – Steven Pressfield

Este artículo, iba a ser publicado en la revista CYCH, por motivos externos tanto por parte de la Fundación ConfeMetal como míos, no ha podido salir de momento a la luz, es por ello, que gracias a ellos, me han dado permiso para poderlo avanzar en el blog, por este motivo se lo agradezco mucho, y más siendo esta semana pasada muy especial para mí, es por ello que os quiero regalar el artículo entero en el mismo. Como cada año, por estas fechas realizo un artículo un “pelín largo”.

Antes de que empezara el efecto causado por la decaída de la economía a nivel mundial, ya puede experimentar ciertos cambios en diferentes mercados, concretamente en aquel entonces, a principio del año 2004, el mercado del coleccionismo tuvo ya una primera parada, dónde empresas ya empezaban a notar la bajada de las ventas, el consumidor, el coleccionista, el que era capaz de gastarse más de 1200 € en una locomotora de tren, poco a poco dejaba ya de ir a comprar, esto venía por las subidas de los precios de las viviendas, de los precios de productos, en general por la subida que aún iba creciendo y en aumento de casi todos los mercados, tiempos de bonanza, pero ese sector ya empezaba a reducir personal, así mismo, empezaban a cerrar tiendas que llevaban más de 20 años, algunas hasta 30 dentro del mercado nacional e internacional, ese para mí ya fue un indicador que, se empezaba hacer un esfuerzo con menos personal. A partir de este año, fui adquiriendo en diversas empresas, de diferentes sectores una experiencia, la cual ya estaba reflejando que cada vez más nos íbamos a encontrar con hacer más con menos, es decir, trabajar mucho más con menos recursos.

Esto me llevó a reflexionar, y saber cómo había logrado gestionar todo este entorno que tan incierto e inestable iba a estar delante de mí, como es ahora el actual. La gente en nuestras fuerzas de trabajo está bajo fuerte presión. Constantemente se nos pide hacer más con menos. Nuestras empresas y departamentos gubernamentales están respondiendo a las unidades de austeridad recortando cada vez más de nuestros presupuestos, lo que inevitablemente significa que menos personas dejan de hacer el mismo trabajo. Mientras tanto, las demandas van en intentando ir en aumento. Con todo el mundo en la economía apretando el cinturón, los beneficios de la empresa están cayendo, lo que significa que una fuerza de trabajo es cada vez más pequeña, la cual nos lleva a estar trabajando de forma más desafiada, más inteligente, más fuerte, más innovadora y para «mantener la cabeza más alta y seguir participando» en y dentro del mercado.

Seguir leyendo Liderar el tiempo, para obtener más, con menos tiempo para no estar tan ocupados.