Tres comportamientos, rasgos y cualidades de un líder de por vida.

30th street station blues by Michael Jastremski

 “Puedes diseñar y crear, y construir el lugar más maravilloso del mundo, pero se necesita gente para hacer el sueño realidad” – Walt Disney

Como os comenté en el anterior post de hace dos semanas, después de un descanso de escribir durante unos días para evaluar la nueva forma de volver a generar ideas, pensamientos, expresar la experiencia. Mientras he estado fuera, buscando ese momento de desconexión, para reanudar de nuevo la escritura, suerte he tenido que tengo los artículos programados por semanas, eso me ha ayudado a poder descansar.

Hace unos días recibía un mensaje que me dejaba atónito, sin palabras, este era el siguiente:

  • Hola, Ricard! Me ha costado, pero acabo de entender lo que haces y por qué lo haces. Y me encanta. Gente como tú es la que cambia el mundo. Un abrazo enorme!
  • Hola X, ¿Qué es lo que te ha costado para entender lo que hago?, y ¿por qué crees qué lo hago? Un abrazo enorme! Ricard
  • Hola, Ricard, Pues ayudar a los demás. Desinteresadamente. Un profesional como tú podría estar trabajando para una gran empresa, con un sueldo elevado y unas condiciones decentes. Y te pasas el día ayudando a los demás. Me he dado cuenta de que soy muy feliz ayudando a los demás. Y que la felicidad es lo más importante. Ya he visto cosas en las empresas que no me han gustado, así que estoy trabajando para mejorar el proceso de selección de personas, con transparencia y apoyo al candidato. Has sido una inspiración, Ricard. Tu pasión, alegría y buena voluntad me han marcado. Espero que nos veamos pronto para contarte en persona Un abrazo!

Cuando recibes un mensaje así, sólo puedes que dar las gracias, dar hasta las gracias públicamente, se que allí donde estés, me leerás, y desde aquí sólo te digo que: GRACIAS.

Seguir leyendo Tres comportamientos, rasgos y cualidades de un líder de por vida.

¿Existe el dilema en los directivos, y en los líderes? “El dilema del directivo” de @isa_iglesias_al y @DanielSnchezRna”

El dilema del directivo Por Isabel Iglesias y Daniel Sánchez Reina

¿Existe el dilema en los directivos, y en los líderes?

“El jefe brilla cuando brillan sus colaboradores” – El Dilema del Directivo

Primero de todo, esta es una sección que empecé en el blog con el libro “Instintos Laborales” dado que participé con dos capítulos, pero que por A o por B, nunca veía el momento de continuarla, muchos han sido los libros que han ido pasando a lo largo de mi vida, pero esta vez quiero irme centrando en los libros que he ido leyendo en los últimos años, más que más para ir actualizando lecturas o retomando lecturas que en su día ya leí y aún sigo leyendo.

Reseña particular, lo prometido es deuda, es decir, empiezo con las reseñas que he ido prometiendo a los autores que lo haría de forma imparcial, y como digo yo, más vale tarde que nunca. Empiezo con esta en especial, porqué tanto ellos como yo, nos vimos en una aventura apasionante como la de participar en un libro, es más, sin quererlo, resulta que los tres estábamos en la misma editorial y por poco no nos toca el día de la firma el mismo día, ellos en un lado del están y nosotros en el otro, todo así gracias a la gente e Ed. Lid, que hicieron el favor de irlo a llevar a los autores para que lo pudieran dedicar y así mandármelo por correo el ejemplar comprado.

Seguir leyendo ¿Existe el dilema en los directivos, y en los líderes? “El dilema del directivo” de @isa_iglesias_al y @DanielSnchezRna”

5 pasos para que nuestro equipo avance ¿Cómo lidiar con las excusas de los equipos?

Mando 810 By charlesa46741

“Al mundo no le importa lo que dices, sino lo que has hecho”. – Jack Ma

¿Cómo lidiar con las excusas de los equipos? 

Primero de todo, empezaré con mi excusa, porqué todos alguna vez hemos dado alguna excusa para no hacer algo, la mía es que llevo casi una semana y media para escribir este artículo, la razón, me he sentido desbordado, falta de ideas, con muchos pensamientos, inclusive el mero hecho de cerrar el blog por una temporada para centrarme en otros objetivos, pero esta excusa, no me ha servido, todo y que he ido con 7 artículos por delante, ahora con 5, ha hecho una reacción en mi de seguir aportando a través de la experiencia, del conocimiento y sobre todo de la visualización, y emoción que he sentido muchas veces, con palabras que he escuchado a lo largo de todos los años, los cuales, creo que a muchos os sonarán. Por eso he lidiado con la misma y empiezo de nuevo.

 

Como líderes, responsables etc., nos daremos cuenta muy rápidamente que las excusas son como un reloj-en el mismo momento en que tenemos un gran proyecto, un informe o asignación que debemos de hacer, solemos escuchar expresiones como: «Yo no tengo tiempo«, » Tengo demasiadas cosas en mi bandeja de entrada ahora mismo «,» yo nunca aprendí a hacer eso, o nunca hice esta tarea, se encargaba otra persona «, o la favorita de todas, » ¿Qué proyecto, de qué me estás hablando? »

Y mientras el vapor fluye prácticamente desde fuera de nuestros oídos escuchando estas excusas débiles, es difícil de saber exactamente cómo reaccionar. Entre la necesidad de simplemente hacer el trabajo lo más rápido posible y sintiendo una punzada de simpatía que tal vez nuestro compañero realmente tiene demasiados proyectos en la bandeja de entrada, es probable que respondamos con alguna versión de «Esto está bien. Voy a encárgame de ello«.

Hemos estado en esta situación, muchas veces, también. Por mucho que nos gustaría decir que, siempre hemos sido unas personas firmes y respetables, vamos admitirlo: a veces hemos sido una presa fácil. Y es aquí cuando aprendemos la manera dura que cuando nos metemos en el hábito de aceptar excusas como estas, nuestros equipos estarán cada vez  más sobre nosotros, por lo que cada vez de forma más rápida van caminar sobre nosotros  y nuestro liderazgo se verá afectado ya que no podremos liderar nada.

Seguir leyendo 5 pasos para que nuestro equipo avance ¿Cómo lidiar con las excusas de los equipos?

Liderar el tiempo, para obtener más, con menos tiempo para no estar tan ocupados.

bosque verdoso

“Un niño no tiene problema en creer lo increíble, tampoco el genio o el loco. Somos el resto, quienes con nuestros grandes cerebros y nuestros pequeños corazones, dudamos, repensamos y no avanzamos”. – Steven Pressfield

Este artículo, iba a ser publicado en la revista CYCH, por motivos externos tanto por parte de la Fundación ConfeMetal como míos, no ha podido salir de momento a la luz, es por ello, que gracias a ellos, me han dado permiso para poderlo avanzar en el blog, por este motivo se lo agradezco mucho, y más siendo esta semana pasada muy especial para mí, es por ello que os quiero regalar el artículo entero en el mismo. Como cada año, por estas fechas realizo un artículo un “pelín largo”.

Antes de que empezara el efecto causado por la decaída de la economía a nivel mundial, ya puede experimentar ciertos cambios en diferentes mercados, concretamente en aquel entonces, a principio del año 2004, el mercado del coleccionismo tuvo ya una primera parada, dónde empresas ya empezaban a notar la bajada de las ventas, el consumidor, el coleccionista, el que era capaz de gastarse más de 1200 € en una locomotora de tren, poco a poco dejaba ya de ir a comprar, esto venía por las subidas de los precios de las viviendas, de los precios de productos, en general por la subida que aún iba creciendo y en aumento de casi todos los mercados, tiempos de bonanza, pero ese sector ya empezaba a reducir personal, así mismo, empezaban a cerrar tiendas que llevaban más de 20 años, algunas hasta 30 dentro del mercado nacional e internacional, ese para mí ya fue un indicador que, se empezaba hacer un esfuerzo con menos personal. A partir de este año, fui adquiriendo en diversas empresas, de diferentes sectores una experiencia, la cual ya estaba reflejando que cada vez más nos íbamos a encontrar con hacer más con menos, es decir, trabajar mucho más con menos recursos.

Esto me llevó a reflexionar, y saber cómo había logrado gestionar todo este entorno que tan incierto e inestable iba a estar delante de mí, como es ahora el actual. La gente en nuestras fuerzas de trabajo está bajo fuerte presión. Constantemente se nos pide hacer más con menos. Nuestras empresas y departamentos gubernamentales están respondiendo a las unidades de austeridad recortando cada vez más de nuestros presupuestos, lo que inevitablemente significa que menos personas dejan de hacer el mismo trabajo. Mientras tanto, las demandas van en intentando ir en aumento. Con todo el mundo en la economía apretando el cinturón, los beneficios de la empresa están cayendo, lo que significa que una fuerza de trabajo es cada vez más pequeña, la cual nos lleva a estar trabajando de forma más desafiada, más inteligente, más fuerte, más innovadora y para «mantener la cabeza más alta y seguir participando» en y dentro del mercado.

Seguir leyendo Liderar el tiempo, para obtener más, con menos tiempo para no estar tan ocupados.