Liderazgo Constructivo y funcional. Construcción de Grandes Equipos

Liderazgo Constructivo

 “En lo que hace a la necesidad de cambiar,

cada vez es más tarde, más temprano”.

Alberto Levy

A lo largo de nuestra trayectoria profesional y personal, nos hemos encontrado con muchos tipos de arquitecturas de empresa, nos hemos topado con muchos tipos de jerarquías, de galones, de estrellas militares, por eso hoy me gustaría explicar lo que aprendí en cada una de ellas y cuál fue el resultado para llegar a ser la persona que soy hoy en día.

Cuando se trata de liderazgo, creo en algo, que lo podríamos describir mejor, como el liderazgo constructivo y  funcional. Hace unos días atrás tratábamos 14 Consejos simples y directos sobre el liderazgo. Si los líderes típicos son vistos como mascarones o individuos que han escalado con éxito la escalera de las empresas, compañías, la  corporativa sobre las espaldas de los demás, entonces este tipo de líderes podríamos decir que son todo lo contrario, es decir, líderes destructivos, autoritarios y con el poder de la palabra y orden, como si fueran líderes militares. Los Líderes constructivos son los que entendemos que no sólo tratan de subir una escalera, sino que hacen subir a todos conjuntamente, pero para ello construyen desde abajo y se muchas veces crecen desde abajo, por lo que los podemos detectar como personas que hacen crecer a cada miembro del equipo, mirando por el bien de todos, es decir empiezan a excavar la organización desde abajo, como si levantáramos un edificio hacía arriba, pero alrededor de la propia excavación también construyen puntos de apoyo hasta que se convierten en un miembro integral de la construcción que apoya el resto de la organización. Entendemos que la excavación es más difícil que la escalada, y que la mayor responsabilidad que asumimos es el liderazgo, más peso pueden soportar todos los que soportamos de forma conjunta.

Una trampa potencial que pudiera presentarse con este tipo de vista sobre el liderazgo es que nosotros comenzamos a vernos a sí mismos como el pegamento que mantiene todo el conjunto. Nosotros podemos pensar que sin nosotros, toda la estructura se podría derrumbar. Eso puede ser cierto, pero un líder funcional sabe que esto es un problema. Nuestros objetivos como líderes no deben estar dentro de los sistemas, las relaciones y los equipos que fallan sin diseñar.

Nuestro objetivo debe ser trabajar nosotros mismos fuera del trabajo (Cuando comento fuera del trabajo, puede ser desde tomar el café con los integrantes del equipo, salir a comer con ellos, desayunar, en los tiempo libres o paradas de descanso,reirnos con ellos y junto a ellos etc.).

Para crear este tipo de sistemas fuertes y culturas debemos entender que la organización continuará prosperando mucho más allá de nuestro interés o la tenencia de ninguna otra persona. Es decir, al crear desde los cimientos, la estructura seguirá creciendo , aguantando, será sólida y por lo tanto, si partimos de la base que ya un trabajo no es para toda la vida, debemos dar o dejar una huella para que los siguientes la mejoren, o la continúen, para que de este modo todo siga igual.

Pero esperemos un minuto. ¿Pensamos que el objetivo era cavar y convertirnos en una parte integral de la función? ¿No deberíamos estar llevando el peso de nuestros empleados, compañeros de trabajo y clientes? ¿No queremos llegar a ser elementos permanentes de la organización?

Seguir leyendo Liderazgo Constructivo y funcional. Construcción de Grandes Equipos