5 Tipos de personas difíciles, tóxicas que te puedes encontrar en el trabajo.

Imagen

“La mejor forma de rehuir la responsabilidad consiste en decir:

“Tengo responsabilidades”.

Richard Bach

5 Tipos de personas difíciles, tóxicas que te puedes encontrar en el trabajo y ¿cómo conseguir que los miembros cooperen?

 En los dos artículos o post que os he ido contando últimamente os ido dejando pistas de que os vais a encontrar en el proyecto que estamos a punto de lanzar, si no hay contra tiempo será la luz para el mes de mayo, a lo mejor antes y todo.

Para cambiar de tema que he estado publicando últimamente y siguiendo la filosofía del mismo blog, intentando ir tocando temas diferentes todos relacionados con el mundo de las organizaciones como en la de nuestra propia vida.

Siguiendo con las pistas del libro,  hoy os quería comentar a raíz del mismo, sobre emociones laborales, que se sienten y que te vas encontrando en el día a día.
Quería tratar un tema que si más no, a  veces hasta es difícil de lidiar o de encontrarse, esto son un tipo de personas que te pueden llegar a afectar a tu trabajo, o que te puedes hasta encontrar dentro de un mismo organismo empresarial, o en un grupo de personas fuera del trabajo.

El lugar de trabajo está lleno de personalidades difíciles – acosadores, agresores, “matones”, los que se piensan que todo lo saben, los fabricantes y traficantes de rumores etc. Nuestra reacción de repliegue cuando nos enfrentamos a estas personas con problemas en el trabajo, hemos de afirmarnos o caminar rápidamente en la otra dirección.

Pero hay un punto medio, una forma de comunicación que es más eficaz, ya que no es rígida o de oposición. Se trata de intentar hacer fluida la situación, rindiéndose a tu intuición, y dejando de lado tu necesidad de hacer retroceder o controlar el resultado. Tu capacidad para ir con la corriente es muy importante cuando se trata con gente difícil.

wintersixfour morgue file

Describo cinco tipos de personalidades difíciles  que desde que trabajo, me ido encontrando por lo largo del camino, tanto en posiciones verticales como horizontales en los organigramas de las estructuras ya sean empresariales o grupales, y algunas estrategias y técnicas de comunicación para cada tipo persona que yo he intentado o he usado.

1.    El narcisista.

¿Quién no se ha topado alguna vez con una persona con cierto grado de Narcisismo? Estas personas tienen una idea exagerada de su propia importancia y el derecho que ellos creen que ejercen sobre los demás, anhelan la atención, y requieren la alabanza sin fin. Algunos son desagradables ego-maníacos, otros pueden ser muy encantadores. Ambos tipos saben cómo menospreciar y hacerte servir de una forma u otra.

En primer lugar, deja de lado la creencia de que se puede ganar más de ellos con lealtad y amor. Piensa que ellos creen que tienen el Control de valores (narcisistas) y poder sobre el amor, y que carecen de empatía. A continuación, no debes depender tu autoestima en ellos. Busca a compañeros de trabajo y colegas de apoyo en su lugar.

Por último, para conseguir tus objetivos te reúnes con este tipo de personas narcisistas, encuadras tu solicitud o opinión, de manera que puedan oír cómo les muestras la misma y les das a entender que será beneficiosa para ellos. Caricias Ego y la adulación también funcionan. (Les habrás dado un giro de tuerca a la situación de imposición que pretenden hacer o ejercer sobre ti o sobre todo el equipo, grupo.)
Piensa, nadie es mejor que nadie, todos estamos interconectados de una manera u otra y por lo tanto, todos debemos de aprender de todos, y esto es una forma de mostrarte siempre humilde, atento, y con ganas de aprender.

2.    El Compañero de trabajo pasivo y además agresivo

Estos tipos de personas, expresan ira, mientras que ellos están sonriendo o mostrando una exagerada preocupación, la cual no tienen realmente. Siempre mantén la calma, aunque a través de los dientes apretados o simplemente haz una pequeña teoría, la llamada la “teoría de la vaca”, es decir “Mmmm, Mmmm, y más Mmmm” no le dices nada ni sí ni no y además lo suavizas.

Comienza por confiar en tus reacciones viscerales y la sensación de que tu comportamiento se siente hiriente. Dite a ti mismo: “Yo merezco ser tratado mejor y con más respeto.”

Si la persona es alguien que puede hablar directamente con un miembro del equipo o en lugar de un jefe, responsable o cargo directivo sobre este tipo de personas que pueda alterar al equipo con su conducta específica y directamente. Se podría decir, por ejemplo, “Te agradecería mucho que te acordaras de nuestro tiempo de reunión. Mi tiempo es muy valioso, ya que es tuyo. “En caso por ejemplo que eres una persona que estas liderando un proyecto, un grupo, etc.  Le podrás decir lo mismo, para que esta persona reaccione.

Si la persona no quiere o no va a cambiar, puede decidir si acepta su comportamiento o no. Entonces espera que no se creen conflictos. Hace un tiempo que te hablaba sobre el liderazgo y la resolución de conflictos.
3.    Los chismosos, los denominados “corre va y diles”.

¿Quién no conoce gente así ya sea en el ámbito profesional o personal? Entrometidos, gente chismosa, que se deleitan en hablar de otros a sus espaldas, ponerlos hacia abajo, y la difusión de rumores dañinos tanto de las otras personas como de la organización o grupo. También les gusta atraer a los otros a sus conversaciones “tóxicas”. Les gusta generar ambientes tóxicos, poco productivos.

Comienza por dejar de lado tu necesidad de complacer a todo el mundo o controlar lo que dicen. Entonces ser directo. Decir: “Tus comentarios son desconsiderados” con una pregunta acto seguido “¿Cómo te gustaría que la gente hable de ti de esta manera?”

También puedes negarte directamente a participar, simplemente cambiando el tema. No compartiendo información íntima con estas personas y evitarás los famosos chismes.

Y, por último, no lo tomes de forma personal, los chismes. Date cuenta de que este tipo de personas no son felices o seguras. Haga lo que pueda subir a un lugar más alto, y hacer caso omiso de ellos.

Es más, puedes sacar provecho de esta debilidad para obtener información de la situación del entorno, del clima que se respira en el grupo o de la organización. Y en caso de ser la persona que lidera, poder optar a facilitar una información positiva en vez de negativa porque seguro que todos los demás lo sabrán y así harás que todo el grupo tenga un input positivo en contra del negativo que por si se está creando.

4.    Adictos a la ira.

Este tipo de personas son los más peligrosos a la hora de lidiar con ellos ya que intentan crear el conflicto al acusar, atacar, humillar, o criticar. Sal de su reactividad. Toma algunas respiraciones breves para relajarte el cuerpo. Cuenta hasta 10. Haz una pausa antes de hablar.

Si están “escupiendo veneno verbal” en ti o sobre ti, imagina que tú eres transparente y sus palabras se van a través de ti. Para desarmar un adicto a la ira, reconocer su posición, y luego cortésmente le transmites que tu tienes un enfoque ligeramente diferente que te gustaría compartir.

Solicitar un cambio pequeño, es factible que puede satisfacer sus necesidades. Luego aclarar cómo se va a beneficiar a la relación. Por último, muestra empatía. Pregúntate a ti mismo lo que el dolor o la insuficiencia podrían estar haciendo este usuario en su acto en el cual se encuentra tan enfadado o enojado, y muchas veces molesto. Cuando lo veas más tranquilo intenta hablar con él. Te lo digo sea cual sea tu posición, hasta si eres un responsable, nunca se sabe la acción y la reacción, la causa y el efecto o consecuencia que haya producido dicho clima.  Piensa que todas las personas son humanas, y hoy en día la sociedad está viviendo en general un momento de incertidumbre, de problemas que intentan buscar una solución o que alguien ejerza de líder para ellos, para mostrarles el camino.  El liderazgo no es un destino es un viaje.

5.    Los que se dan autobombo y hacen que te sientas culpable.

Comienza por renunciar a la idea de que tú tienes que ser perfecto. Todos cometemos errores, así que si el director o responsable de que te sientas con cierto grado de culpabilidad te está regañando, sólo tienes que pedir disculpas o asumir la responsabilidad, y que vas a cerrarlas.  En caso de ser la persona líder, lo que también has de realizar es la misma acción, pedir disculpas y asumir la responsabilidad. Recuerda todos nos equivocamos, somos seres humanos y en constante aprendizaje ya sea de forma positiva o negativa.

Si es necesario, busca un lugar seguro para replantear tus sentimientos, emociones. Las lágrimas te limpiarán el estrés y ayudarte a sanar. Además, conócete tus botones de culpa. Si hay algo que te hace sentir mal contigo mismo, puedes trabajar en ser compasivo contigo para que te sientas más fuerte cuando este difícil compañero de trabajo trate de empujarte a través de ese botón en particular.

Por último, establécete límites con la persona que va intentando echar las culpas a los demás menos a él mismo. De una forma o de otra intenta mantener una limitación en el campo de forma correcta y a la vez distante. Si eres una persona que estás llevando a término un equipo, piensa que personas así también te encontrarás en tu equipo, pueden ser muy buenos profesionales, técnicos etc. Pero a la hora de trabajar en equipo hacen un mal común a todos ellos, por lo que debes mediar y si no tomar una determinación final y sobre todo analizar que los daños colaterales sean lo menos posibles tanto para el grupo como para todo el entorno.

Acuérdate, si realizamos un cambio que sea para bien y bien enfocado.

pschubert morgue files

“Las locuras que más se lamentan en la vida

son las que no se cometieron

cuando se tuvo la oportunidad”.

Helen Rowland.

Gracias por leerme, por disfrutar, y sobre todo que te haya ayudado. Intentaré seguir escribiendo, y aportando.

Un saludo.

Ricard Lloria by @Rlloria

Photo: Mogue file stock

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

About these ads

7 pensamientos en “5 Tipos de personas difíciles, tóxicas que te puedes encontrar en el trabajo.”

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s